Cuba busca captar turistas en EEUU

LA HABANA, 29 sep (Xinhua) — La estancia en Nueva York del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, sirvió para impulsar los esfuerzos de Cuba por captar turistas en Estados Unidos, primer país emisor de vacacionistas del mundo.

Díaz-Canel, quien asistió a la 73 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, aprovechó para reunirse con diversos sectores estadounidenses, entre ellos de la industria de viajes del país norteño.

El mandatario conversó en el hotel Marriott Marquis de Nueva York sobre las oportunidades que existen para las entidades dedicadas a los intercambios y los viajes entre Cuba y Estados Unidos.

En un ambiente calificado por la prensa cubana como distendido y de entendimiento, Díaz-Canel comentó que para él era muy importante reunirse con los sectores que favorecen el diálogo y las relaciones entre los dos países, tanto a nivel de pueblo como de gobierno, «ese precisamente ha sido el mensaje fundamental que hemos traído», indicó.

El presidente cubano hizo referencia a «circunstancias que han ocurrido en los últimos tiempos y que han provocado un retroceso en esas relaciones. Pero nosotros seguimos insistiendo y manteniendo nuestra voluntad para continuar el diálogo sobre la base del respeto».

Consideró que la presencia en Cuba de la industria estadounidense de viajes ha facilitado al país caribeño la llegada de personas motivadas por la cultura, por la historia y por la naturaleza, así como por el intercambio en lo académico, lo científico y lo cultural.

«Cuba es un país que ha estado abierto a las relaciones con las agencias de viajes. Hemos planteado como una prioridad para el país el desarrollo del turismo. En los últimos 20 años nuestra planta hotelera ha crecido, se ha multiplicado grandemente», afirmó.

«Hace 20 años, un polo turístico tan importante como Varadero sólo tenía tres o cuatro hoteles. Hoy tiene más de 25.000 habitaciones», mencionó Díaz-Canel.

«La provincia donde nací (la central Villa Clara), que tiene una bellísima cayería al Norte (…), hace 10 años no tenía una sola habitación. Hoy es un polo turístico muy atractivo con más de 10.000 habitaciones», subrayó.

El mandatario explicó que en Cuba operan en la actualidad más de 20 cadenas hoteleras y un número importante de agencias de viajes, por lo que el flujo de turistas ha ido creciendo en los últimos tiempos, y el pasado año el país cerró con una cifra de más de 4,5 millones de visitantes.

Díaz-Canel propuso ver al turismo, más que como un negocio, como «un intercambio espiritual, emocional».

«Por el turismo se conocen mejor los pueblos, los países. Por el turismo llegan influencias culturales, se comparten la cultura y la historia. Los viajes fomentan amistad, y es precisamente a esa visión holística sobre el desarrollo del turismo, a la que aspiramos en las relaciones que estamos proponiendo con los Estados Unidos», reiteró.

Al encuentro en Nueva York asistieron el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas J. Donohue y ejecutivos de la compañía Marriott, la empresa Diamond Resorts, Carnival Cruise Lines, Royal Caribbean Cruise Lines, y Norwegian Cruise Lines.

También acudieron los presidentes de las compañías aéreas Southwest Airlines y JetBlue, Gary C. Kelly y Robin Hayes, respectivamente, así como abogados, académicos, asesores, y consultores.

Desde hace meses, Washington y La Habana están envueltos en una agria disputa a partir de las acusaciones estadounidenses de supuestos ataques sónicos contra sus diplomáticos acreditados en Cuba.

Dicha disputa originó un serio retroceso en las relaciones bilaterales, luego de que la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el retiro de casi todos funcionarios de la embajada de Cuba por el peligro que representan los supuestos ataques sónicos reportados por personal de la sede diplomática.

A partir de esos hechos, que no han podido ser esclarecidos, el gobierno de Estados Unidos emitió una alerta a sus ciudadanos para no viajar a Cuba y en noviembre aprobó nuevas restricciones a los viajes individuales.

El gobierno estadounidense mantiene a Cuba en el segundo nivel de cuatro posibles en una lista sobre los riesgos de viajar a distintos países del mundo.

A pesar de esas restricciones, más de 430.000 estadounidenses visitaron Cuba hasta septiembre de 2018, de acuerdo con cifras del gobierno cubano.

El interés por Cuba se disparó tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones a mediados de 2016, y el inicio de una nueva etapa en las relaciones bilaterales.

El año pasado viajaron a Cuba más de 619.000 estadounidense, a pesar de una injustificada alerta de viaje aplicada contra el país caribeño a finales de ese año.

En tanto, unos 400.000 cubanos residentes en Estados Unidos visitaron Cuba en 2017.

Desde entonces y hasta la fecha, las cifras han decrecido en torno a un 20 por ciento, sin embargo los expertos consideran que superar la barrera de los 400.000 visitantes estadounidenses hasta septiembre de este año resulta un indicador de que se mantiene el interés.

De acuerdo con un estudio del Fondo Monetario Internacional, de tres a cinco millones de estadounidenses visitarían Cuba cada año de no existir el bloqueo que desde hace medio siglo aplica la Casa Blanca contra la isla.