Les nouvelles PME cubaines privées pourront recevoir des crédits en devises

LA HABANA, 1 Oct. (PL) Las instituciones financieras de Cuba podrán conceder créditos en moneda extranjera a las cooperativas no agropecuarias y a las micro

, pequeñas y medianas empresas, publicó hoy la Gaceta Oficial.

Esos préstamos se otorgarán previa aprobación del Banco Central de Cuba (BCC) según lo establecido en su Resolución 249/2021, la cual aclara que se entiende por moneda extranjera las libremente convertibles aceptadas por ese ente emisor.

Lo dispuesto en esa norma legal entra en vigor a los tres días de su publicación en la Gaceta Oficial.

Este miércoles el Ministerio de Economía y Planificación dio a conocer la aprobación de las primeras 35 micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), con lo cual incorporó nuevas fuerzas productivas al modelo de desarrollo económico cubano.

De las autorizadas, 32 son privadas y tres estatales, tal como permiten las disposiciones legales para su constitución en todo el territorio nacional, que entraron en vigor el pasado 20 de septiembre

Con este primer paso se da luz verde a la creación de esas nuevas organizaciones, que pueden ya proceder a su constitución como personas jurídicas para ejercer actividades económicas.

En este primer grupo destacan las actividades priorizadas, con 13 mipymes para la producción de alimentos, seis de manufactura, tres relacionadas con actividades de reciclaje y otras tres incubadas en el Parque Científico y Tecnológico de La Habana.

Las nuevas entidades están distribuidas en 11 de las 15 provincias del país. Además, entre las 35 creadas, 10 realizaron previamente operaciones de exportación y cinco pertenecen a proyectos de desarrollo local.

Arrancó así la creación de las mipymes con un papel dinamizador en el escenario económico actual, en aras del desarrollo y la diversificación de la producción con mayor valor agregado local y el fomento del empleo y el bienestar de la sociedad.

La creación de mipymes y cooperativas no agropecuarias forma parte del perfeccionamiento de los actores económicos, proceso encaminado a poner en su justo lugar a todas las formas de gestión que componen la economía cubana, con el fin de desatar su potencial y contribuir al desarrollo socioeconómico del país.