Cuba afirma que barco no entró porque cambió los acuerdos

LA HABANA, 17 feb.  Las autoridades cubanas sostuvieron el sábado en la noche que se impidió el viernes la entrada al puerto de La Habana del crucero Grand Classica, porque la empresa operadora del viaje cambió

de manera unilateral los acuerdos que le permitían atracar en Cuba con cientos de cubanos residentes en la Florida que esperaban poder encontrarse con sus familiares en la isla.

La Administración Marítima de Cuba explicó en un comunicado oficial que “el buque Grand Classic (sic), operado por la Compañía Bahamas Paradise, no atracó en el puerto de La Habana en su primera visita a Cuba, por haber modificado de manera unilateral la actividad inicialmente pactada”.

En una nota de prensa la entidad señaló que “no se cumplieron los requisitos de precisión de la información y plazos establecidos para los trámites y lamenta lo sucedido y responsabiliza a los operadores por las consecuencias. Decenas de miles de pasajeros arriban cada año a Cuba en buques de las principales navieras del mundo y de Estados Unidos sin dificultades, mostrando preferencias por los destinos cubanos”.

Un barco repleto de cubano-americanos procedentes de la Florida no pudo anclar el viernes en La Habana, donde familiares de los viajeros los aguardaban para montarse también en el crucero e irse a navegar por tres días por aguas del Caribe, en un confuso incidente que a dado pie a todo tipo de especulaciones dentro de la isla y entre la comunidad del exilio, sobre todo, en la Florida.

El raro incidente fue confirmado por la agencia que vendió el viaje en Florida, Viva Travel, que dio constancia del problema y lo achacó al gobierno cubano.

“El Gobierno de Cuba no lo dejo entrar, sin razón. Teníamos todo firmado, permisos con los abogados de aquí y de allá… En Cuba manda hasta el que limpia la basura. Vamos a tomar acciones legales sobre el tema, porque nos enteramos por clientes que nos llamaron”, dijo un molesto empleado de Viva Travel a El Nuevo Día, quien nunca respondió cuando en cuatro ocasiones se le preguntó su nombre y puesto, y finalmente colgó el teléfono.

El Grand Classica, de la firma Bahamas Paradise Cruise Line, fue fletado por la empresa Viva Travel, agencia radicada en Coral Gables, Florida, la cual vendió paquetes por $599.00 por un viaje de cuatro días. El barco partió de West Palm Beach y, ante el fracaso de su entrada a Cuba, enfiló a Bahamas, pues por regulaciones no pueden volver a Estados Unidos sin tocar un puerto extranjero. Estarán en Bahamas hasta el domingo, cuando regresarán a Florida para anclar el lunes en West Palm Beach.

La promesa de producto era que el barco saldría de Florida y anclaría en La Habana, donde los pasajeros podrían recoger a sus familiares de la isla para pasar tres días en altamar, con un programa que incluía actividades y música cubana.

La idea estribaba en que los cubanos en la isla podrían viajar con sus familiares en barco sin tener que solicitar visas de terceros países, porque el crucero sólo tocaría tierra en La Habana, primero para recogerlos y segundo para dejarlos, para luego regresar a la Florida.

Pero eso no ocurrió, pues el diferendo procesal con las autoridades cubanas provocó que el barco permaneciera en altamar sin una solución clara por horas, hasta que finalmente se dio la vuelta y se fue sin poder atracar.

“Debido a la negativa del gobierno cubano de entrar a La Habana sin una razón clara y con las aprobaciones de rigor vigentes, el viaje charter de Viva Travel en el Grand Classica fue dirigido a Nassau, Bahamas, para completar la ruta de cuatro días. La seguridad de los pasajeros continúa como nuestra máxima prioridad”, dijo la firma de cruceros en un comunicado.

El incidente es el primero de este tipo que se haya hecho público desde que los cruceros fueron autorizados a viajar a Cuba por el presidente Barack Obama. Los cubanos pueden, teóricamente, viajar en barco desde 2016.

Los viajes en embarcaciones representan el rublo de mayor crecimiento en el turismo cubano, que creció un 203 por ciento en el 2018, con 397,520 visitantes y 10 compañías de cruceros operando en la isla, la mayoría de ellas desde Estados Unidos.

(www.elnuevodia.com)