LA HABANA, 5 julio Dejarse llevar por el aroma, bouquet y buen gusto de los espirituosos cubanos, esencialmente por Havana Club, su ícono por excelencia.

Intercambiar Know howsobre coctelería, tendencias contemporáneas, equilibrio en mezclas, ingredientes más populares, y hasta incluso comida ligera o tapas acompañantes para una velada con la bebida en primer plano.

Eso y más tuvo la primera jornada del ConBac-Havana, que desde el Iberostar Packard y hasta la fábrica de Havana Club de san José de las Lajas (destinada a la producción de rones oscuros) se vistió de lujo para involucrar a todos los interesados.

Havana Club deleita con sus novedades

La imagen del ron ligero cubano internacionalmente, es Havana Club, y a tono con esa condición siempre está desarrollando nuevos productos, trabajando con el ingenio y buscando rutas de deleite para los consumidores y cantineros.

Precisamente para estos últimos ha diseñado en este año dos ediciones profesionales, A y B de conjunto con la sapiencia de dos cantineros que aportaron en la creación de estos nuevos productos, experiencia pionera en ese sentido por cierto.

Alfredo Guerra, Master-Class Brand Ambassador de Havana Club internacional S.A., ofreció en conferencia una explicación minuciosa del proceso de elaboración de cada una de estas series profesionales.

El A, por ejemplo, cuenta en su composición con tres bases de ron blanco combinadas con aguardiente añejado. Fue envasado durante su preparación en barriles extra grandes y de avanzada edad para lograr su mínima edad; además de ser sometido a un proceso de filtración único en aras de preservar su aroma.

Con la colaboración del barman del Floridita Alejandro Bolívar, esta serie A es algo más densa que un ron carta blanca, posee un aroma mayormente aguardentoso, y es ideal para la elaboración de cócteles clásicos como el Presidente, Daiquirí y el Greta Garbo.

La B partió de unos barriles de Islay (whiskey) que llegaron a la destilería por equivocación, y con ellos el maestro ronero Asbel Morales, de conjunto con el barman y mixólogo británico Nick Strangeway crearon este ron ahumado, que lo mismo se puede beber a capela que constituyendo la base de otras elaboraciones.

Se compone de tres bases añejadas por un mínimo de siete años, más una cuarta añejada en barriles ahumados. Pretende y logra un equilibrio entre el aroma del ron cubano, y el olor seco del whiskey ahumado. Posee un cuerpo un tanto más denso que el del siete años, y en boca no se siente tan fuerte.

Mike Campbell: Pasión por la cantina desde la adolescencia

Mike Campbell es un joven canadiense de la región de Ottawa, vinculado a las barras desde su adolescencia. Confiesa que le queda mucho camino por recorrer, pero que en este mundo es esencial la humildad, no pecar de autosuficiente e intentar mantener las neuronas de aprendizaje siempre activas.

“En ocasiones los clientes pueden llegar a aconsejar alguna fórmula o ingrediente para mejorar un cóctel, incluso a tono con sus experiencias personales.

En lo personal me vinculé a la cantina siendo adolescente por dos razones esenciales entonces: ganar popularidad entre las chicas, y hacer más dinero con facilidad. Este es un mundo que mientras más lo vas conociendo o profundiza, más te apasiona.

Sucede que en Canadá es un campo más fértil que el de la cocina o los restaurantes.ConBac-Havana: Desde la cantina, puntos de convergencia

Además de que me dio la oportunidad de viajar. Actualmente tengo un bar en Sudcorea, soy socio de otro en Ámsterdam y poseo otro en Canadá. Pero definitivamente estaba muy interesado en venir a Cuba. El año pasado hice una especie de ruta de tapas acá en La Habana y fue espectacular. Muy buenos cócteles en los bares, profesionalidad a la hora de prepararlos, buena presentación… amor que es lo que nos mueve a todos los cantineros.

Una de las herramientas esenciales en esta profesión es estar siempre abiertos a mejorar, explorar, ganar habilidades en el manejo de los ingredientes, tener algo de ritmo en sangre para  lograr un estilo, especialmente cuando agitamos las cocteleras.

Ustedes poseen estándares muy elevados en la coctelería y si me tuviera que decantar por un cóctel escogería el Mojito, pero no muy cargado, además del Daiquirí.

En este caso compartiré con ustedes un cóctel cuya base es el cognac Martell, sirope artesanal de canela, zumo de naranja, jugo de piña, hielo. La esencia está para nosotros en saber establecer los límites entre trabajo-profesión, y la vida en familia. En definitiva eres un bartender a donde quiera que vas”.

 ConBac-Havana: Desde la cantina, puntos de convergencia
Lograr una amalgama de sensaciones con sus cócteles es la premisa de Ellios Ball y sus socios londinenses del Cocktail Trading Company. Foto: del autor.

Elliot y el éxito de lo absurdo

Lo sensorial como premisa, tanto en lo visual, buscando sabores como incluso en el servicio. Esa es y seguirá siendo la máxima del británico Elliot Ball, cofundador del Cocktail Trading Company londinense junto a dos amigos. Reconocidos como una de las instituciones más prestigiosas en materia de bebidas de una de las mecas de la coctelería, su concepto de bebida pretender inocular todos los sentidos, con la comunión de múltiples elementos en un trago: visualidad, sabor, imaginación, lo psicológico, sonidos y cualquier otro sentido.

Hablamos de autenticar sus productos desde disímiles aristas. Lo distinguen elaboraciones servidas en botas, búhos, bolas de cristal, con algodón de azúcar en su presentación, una dentadura de chocolate blanco y crema de cereza o fresa congelada… En fin.

“En ocasiones materializar un producto terminado ha sido bien costoso para nosotros, pero indiscutiblemente ha despertado sensaciones indescriptibles en los clientes. Por eso nos buscan, y seguiremos desarrollando ideas para que continúe de esa manera.

El psicólogo de profesión y con más de 15 años en el mundo de las cantinas, ahondó que la ginebra y el vodka son dos bases que los británicos y clientes que asisten a su bar adoran.

“No es lo mismo lo que las personas gustan, que lo que simplemente aman. En ese sentido la ginebra y el vodka son un tanto más suaves a la hora de combinarse que el whiskey y el ron, y por consiguiente hay algunos sabores ya logrados que son los más demandados.

En el caso del ron, el cual adoro tanto solo como en combinaciones, ser más fuerte le confiere otros atributos. Es mi primera experiencia en Cuba, pero La Habana por lo que he visto es una ciudad que atrapa por su coctelería. Mantienen los fundamentos de los cócteles clásicos, simples en su composición, y también siguen tendencias actuales. Ese equilibrio es fundamental, y consideré importante venir a intercambiar experiencias. Nutrirse de varios saberes y perspectivas te hace más completo.

En esta profesión deviene determinante tanto sentirse bien con lo que haces, apasionarte, como hacer sentir bien al cliente. Las habilidades se van adquiriendo. No se necesita cargar o ponerles ingredientes excesivos a las elaboraciones. De hecho, las hay perfectas sin tener esa carga.

En nuestra carta tenemos alrededor de 50 cócteles entre contemporáneos y clásicos. Uno de mis preferidos es Stanford. De Cuba, hasta ahora el Presidente y el Mojito, uno por la piña y el otro por lo refrescante de la lima, el hielo, ron y hierba buena”.

Ronera San José: Colofón con sabor a cubanía

ConBac-Havana: Desde la cantina, puntos de convergencia

ConBAC / ConBac-Havana: Desde la cantina, puntos de convergencia

El cierre ideal para la primera jornada académica de ConBac Havana lo constituyó la visita a la ronera de San José de las Lajas, encargada de producir toda la gama de rones oscuros de Havana Club. El olor a ron que te golpea no más traspasas el umbral de las naves, la historia de las bases y su proceso de obtención.

La ruta de lo icónico de la cartera de productos de la marca, así como los indicadores de venta de la misma, teniendo al mercado interno como su principal y más poderoso cliente, hicieron el deleite de todos.

ConBac Havana, convertir a esta Ciudad Maravilla en un templo de la coctelería. Esa es su principal intención, con saberes combinados y un perfil inclusivo. Este viernes, entre los principales atractivos estará la conferencia del Gran maestro ronero Cubano Asbel Morales.

Usted deguste, tanto en lo que a paladar como a conocimiento se refiere. El gran hotel Packard, Jíbaro, Mas Habana, A la Mesa y Havana Club Internacional S.A., entre otros patrocinadores, le brindan la oportunidad en estas jornadas cantinas mediante.

( CubaSi/ Foto: Karla Castillo Moret )