¿Cómo fue el inicio de la venta de divisas en tres cadecas habaneras?

LA HABANA, 23 ago. Este martes 23 de agosto comenzó la venta de divisas en 37 cadecas de todo el país, como parte de la implementación del mercado cambiario.En la Mesa Redonda del lunes 22, el vice primer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, y la ministra presidenta del Banco Central de Cuba, Marta Sabina Wilson González, explicaron el funcionamiento de este mecanismo cambiario que complementa la compra de divisas, iniciada el 4 de agosto.

Cubadebate visitó tres cadecas de La Habana (Mónaco, 23 y J, y 21 y 42) que comenzaron la venta de divisas a personas naturales este martes.

En la casa de cambio del Mónaco, la subdirectora provincial administrativa de Cadeca S.A. en La Habana, Milagros Hernández González, comentó que la demanda “siempre va a ser mayor que la oferta”, porque ese establecimiento vende divisa en la medida en que la ingresa.

“La disponibilidad que tengamos, eso es lo que se va a vender a la población”, recalcó Hernández González.

La compra de divisas –reconoció la funcionaria de Cadeca– se realizó con el objetivo de “apertrecharnos de la moneda para llegar a este minuto”.

Aunque los trabajadores de la cadeca del Mónaco, en Diez de Octubre, estaban preparados para iniciar las operaciones, y se habían repartido tickets hechos en el establecimiento para organizar la cola, la venta de divisas se retrasó hasta las 9:20 a.m. por problemas con el software.

Entrega de turnos para la compra de divisas en la cadeca del Mónaco, en La Habana. Foto/ Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Susana Mérida, la tercera en la fila en el Mónaco, manifestó que la venta de divisas “es una medida que estamos esperando hace mucho tiempo, porque realmente hay mucha gente en la calle vendiéndola a precios estrafalarios, y siempre esperamos que el Estado, que el Gobierno, lo iba a vender mucho más barato”.

La tasa para la venta de dólares este martes es de 123.6 CUP.

Mérida declaró que “ojalá y la dejaran mucho más barata, porque pasar de 25 que costaba un dólar a ahora, que es 120, es bastante, pero en la calle está más caro también. Como el Gobierno no lo vendía, entonces no tenías dónde comprarlo y estabas obligado a hacerlo en la calle. Y, bueno, qué remedio que comprarlo aquí. Hay más seguridad”.

Fue a la cadeca porque necesita comprar dólares para viajar a Panamá.

La posibilidad de que los coleros controlen la fila en la casa de cambio del Mónaco, es otro tema que preocupa a Susana Mérida.

“El señor que estaba delante de mí no vino a comprar, él marcó para dos personas que son las que tengo delante, y me levanté a las cuatro de la mañana para venir para acá. Hay que tomar en cuenta la lucha contra coleros”, manifestó.

Para Adrián Robles, que estaba esperando para comprar euros con el fin de transferirlos a una tarjeta MLC, la venta va a ayudar a que el valor de las divisas baje en el mercado informal, pero solo si se mantiene esa operación.

“La gente que se va a ir del país, que necesita determinada cantidad de dinero, no va a hacer esta cola. Si tú necesitas 10 000, 15 000 o 20 000, no vas a hacer la cola, únicamente que traigas a tu familia”, comentó.

En la casa de cambio de 23 y J, en el Vedado, la directora provincial de Cadeca, Kenia Meza López, dijo que durante la mañana “todo ha marchado muy bien y según lo previsto, porque se dio la información a la población con el tiempo, le dimos toda la explicación de las monedas con que contamos en el día de hoy y la cantidad de clientes que podíamos atender”.

Los trabajadores planificaron entregar 190 turnos para el día en ese establecimiento.

Estrella Delgado llegó a la cadeca del Vedado a las cinco de la mañana para comprar divisas y transferirlas después en un banco a una cuenta en MLC, con el fin de adquirir artículos de primera necesidad.

“En cuanto a la medida, pienso que es importante que haya una capacidad de venta para la población, pero creo que no resuelve el problema realmente, porque no hay una correspondencia entre el salario y los precios, ya que hay mucha inflación en el país”, señaló Delgado.

También comparó la tasa de venta de los euros (125.1 CUP) con la jubilación mínima, alrededor de 1 500 pesos, y con su salario como profesional, que no llega a 5 000 pesos. “No te compraría ni treinta y pico de dólares”, dijo.

La directora provincial de Cadeca, Kenia Meza López, se refirió al bajo número de cajeros que trabajaron esta jornada, una situación que afectó la rapidez del servicio en las tres casas de cambio visitadas.

En 23 y J, dos cajeros atendieron a la población, sin embargo, en la cadeca del Mónaco y la de 21 y 42, solo uno trabajó.

Cadeca de 23 y J, en el Vedado, La Habana. Foto/ Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Meza López dijo que la causa es la fluctuación de personal que tuvo Cadeca durante la covid.

“Desgraciadamente, un cajero de Cadeca no se forma en un día, sino que lleva una preparación. En eso estamos, en septiembre hay otro curso, hemos publicado en la red la convocatoria para los interesados en ocupar las plazas, pero estamos trabajando con los cajeros que tenemos en estos momentos”, explicó.

La cadeca de 21 y 42, en el municipio Playa, repartió 91 turnos antes de empezar el servicio a las 8:30 a.m.

Sandra Castro Peñalver, subdirectora de Atención al Servicio de Cadeca en La Habana, señaló que las operaciones han demorado un poco porque los clientes no traen el efectivo organizado, o lo traen en denominaciones pequeñas, y la cajera tiene que empezar por organizar el dinero.

La funcionaria dijo que, en la casa de cambio de 21 y 42, “desde un inicio, aparte de repartir los turnos, se le explicó a la población los temas fundamentales: que cada persona puede comprar hasta 100 dólares una vez al día, que las monedas que tenemos para ofertar hoy son dólares y euros, y que tenemos una sola caja”.

María Julia Solanelles, otra clienta de 21 y 42, señaló la demora del servicio y la organización, que “no está bien”.

Una causa de la demora en esa cadeca es efectuar el pago de los jubilados junto con la venta de divisas, según Solanelles.

Sobre la medida, dijo que “nos va a favorecer en algo”.

En la cola de los que no tienen turno, Virgen Arias afirmó que la venta de divisas ayuda un poco, pero “siguen subiendo los precios en la calle”.

Arias también comentó sobre la posibilidad de bajar los precios de compra y venta.

Yoansi Echavarría, un cliente de esa cadeca que llegó a las cinco de la mañana y fue el número 33 en la fila, declaró que está de acuerdo con la medida, “pero deben de organizar un poco más. Hoy es el primer día, hay que ver cómo se comporta el resto. Espero que se mantenga y no haya escasez de efectivo”.

Fuente