Comedor social de La Habana ve aumento de demanda en crisis económica

Comedor social de La Habana ve aumento de demanda en crisis económica

LA HABANA, 19 de enero  La cubana Elda William, una ex psicóloga de 60 años, había estado ganando dinero vendiendo planes de telefonía celular, hasta que estalló una tubería de alcantarillado en la oficina de su casa, lo que desanimó a posibles clientes.
Nadie ha venido a arreglarlo y sus ingresos se agotaron, dejándola sin otra opción que recurrir a Quisicuaba, un comedor comunitario para los hambrientos en el centro de La Habana.

«Gracias a este lugar mi familia tiene comida bien preparada», dijo William en una entrevista, y agregó que la comida gratuita ofrecida por el proyecto le recordó la década de 1980, cuando el propio gobierno comunista proporcionaba raciones gratuitas a la población.

Esos beneficios -incluida una ración mensual de productos básicos como arroz, frijoles, azúcar, aceite de cocina y café- se han reducido a lo largo de los años y, en particular, recientemente, a medida que la crisis económica ha provocado escasez y precios elevados. Eso ha obligado a los ciudadanos necesitados a buscar comida en otra parte.

Entra Quisicuaba.

El proyecto de décadas de antigüedad, financiado por grupos culturales y comunitarios de la isla, donaciones del extranjero y obsequios privados, se ha convertido recientemente en uno de un puñado de proyectos no gubernamentales que han logrado escalar en una nación que, desde la revolución de Fidel Castro de 1959, ha Dependía del Estado para apoyar a los necesitados.

El proyecto ahora brinda desayuno, almuerzo y cena a 4.000 personas por día, de todos los sectores sociales y de diversas provincias, según el coordinador de logística de Quisicuaba, Octavio Domínguez, quien dijo que ese número crece día a día.

El personal también ofrece un servicio de entrega a domicilio para aquellos necesitados que no pueden llegar al comedor de beneficencia impecablemente limpio y brillantemente decorado en el centro de La Habana.

«Cada día podemos recibir 30, 40, 50 casos nuevos», dijo Domínguez. «Alimentamos a cualquiera que llega… no hay condiciones. No preguntamos cuánto ganan y no cobramos nada».

El líder de Quisicuaba, Enrique Alemán, un legislador cubano que ha recibido elogios del presidente Miguel Díaz-Canel por su trabajo con el comedor de beneficencia, dijo que la debilitada economía de la isla -agravada, según dijo, por las severas sanciones de Estados Unidos- proporciona el telón de fondo para el trabajo del grupo. , pero no es su principal impulsor.

«Decir que este proyecto social es principalmente de naturaleza económica es estigmatizarlo», dijo Alemán en una entrevista.

Muchos de los que aparecen en las puertas de Quisicuaba, dijo, sufren de una serie de problemas existentes exacerbados por la reciente crisis económica -a menudo relacionados con la adicción, la nutrición, la salud o problemas familiares- y dijo que su proyecto de rápido crecimiento tiene como objetivo proporcionar una respuesta holística que incluya asesoramiento, alojamiento y alimentación.

El grupo se ha expandido recientemente, abriendo un refugio en San Antonio de los Baños, en las afueras de La Habana, que apunta a otro problema cada vez más evidente en Cuba a medida que la economía decae: la falta de vivienda.

El refugio, que también tiene un componente agrícola para ayudar a cultivar alimentos para el comedor de beneficencia, actualmente atiende a 53 personas, pero pretende tener hasta 570 a plena capacidad, dijo el personal.

Ángela Figueroa, de 66 años, vivía en la calle cuando se enteró del comedor comunitario de Quisicuaba. De allí finalmente se dirigió al nuevo centro en San Antonio de los Baños.

«Ahora desayuno, almuerzo y cena», dijo. «A pesar de la economía y de la escasez, nos tratan muy bien, se preocupan por nuestra comida, nuestros medicamentos».

Domínguez, gerente de logística de Quisicuaba, dice que el grupo está listo para ayudar a más personas que quedaron desamparadas por la crisis.
Fuente