Colas gigantescas para alimentos en La Habana

LA HABANA, 4 Avril Patrick Oppmann, corresponsal de CNN en La Habana, compartió en Twitter un vídeo de una inmensa cola en las inmediaciones del mercado de 3ra y 70, en Miramar. Más ordenada que otras vistas recientemente, pero inmensamente larga para intentar disminuir las posibilidades de contagio del coronavirus.

«Largas colas en La Habana para bienes básicos. La policía está tratando de separar a las multitudes, pero muchas personas están afuera ahora con la esperanza de abastecerse», escribió Oppmann en la citada red social.

El vídeo, de unos once segundos de duración, está filmado desde un auto en movimiento y permite distinguir una extensa fila en la que, tras aplicar la policía el llamado «distanciamiento social» entre las personas, la consecuencia ha sido una cola de más de cien metros de longitud.

Aunque en los últimos días se han visto muchas colas a lo largo y ancho del país para comprar alimentos -la mayoría de ellas tumultuarias- esta al menos tiene la singularidad de estar ordenada, por lo menos en buena parte de su recorrido.

Las colas para comprar alimentos básicos se han convertido en uno de los focos más peligrosos de propagación del coronavirus en Cuba, hecho reconocido por el propio gobierno de la Isla, que llama a evitar aglomeraciones.

Una de las medidas tomadas por el país ante la crisis de coronavirus, fue la de evitar las concentraciones de personas.

El gobernante Miguel Díaz-Canel pidió que se evitaran los tumultos y que se ordenaran las colas en los mercados «para que no haya menos de un metro de distancia entre personas».

«No pueden pasar cosas como las que sucedieron el fin de semana. Había gente en la calle de forma masiva, algunos hasta bailando. Había colas masivas sin guardar la distancia, había ventas masivas de cosas. Hay que ver todo lo que se puede vender con regulación de las colas. También hubo templos religiosos con mucha gente», sostuvo Díaz-Canel en días atrás.

En aras de cumplir las medidas, el primer ministro cubano, Manuel Marrero, indicó que se redoblaría la presencia policial en los centros comerciales y establecimientos que se consideraran pertinentes, a fin de observar el cumplimiento de las medidas orientadas frente al brote de COVID-19.

No obstante, a pesar de esas advertencias, los cubanos siguen haciendo cola en cualquier lugar donde aparezca algo para llevar a la mesa, sin importar en ocasiones la exposición al contagio del virus.

La policía intenta organizar las colas, en unas ocasiones con más éxito que en otras. Este jueves, una patrulla de la policía alertaba con un altavoz del peligro del coronavirus, a un grupo de personas que hacían cola para comprar en el mercado de Cuatro Caminos, en La Habana.
Fuente Cibercuba