Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

LA HABANA, 2 dic   José Festari no ha podido conocer cuándo y cómo llegó a Cuba su auto, un flamante Ford Deluxe Roadster de 1930, que aún se pasea sin problemas por calles de La Habana.

Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La HabanaFestari, un militar jubilado de 77 años, cuida como “a la niña de sus ojos” al viejo auto, cuyas piezas son originales en un 98 por ciento y que funciona casi como si acabara de salir de la fábrica de Henry Ford (1863-1947) en Michigan, Estados Unidos.

Hace más de 20 años que compró el viejo auto a otro cubano que se iba a vivir a España, y desde ese momento Festari dedicó buena parte de su vida a convertir a ese automóvil en una verdadera joya, que ahora alquila para fotos y vídeos.

El militar jubilado vendió su anterior auto, un Mercedes 190 SL, y con ese dinero adquirió el Ford descapotable, para luego buscar poco a poco las piezas originales necesarias.Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

El carro de Festari es uno de los más antiguos que ruedan por las calles de la capital cubana y de los que integran el Club de Autos Clásicos “A lo cubano”, que desde hace varios años dirige Alberto Gutiérrez.

Gutiérrez dijo a Xinhua que La Habana tiene un especial encanto para los autos viejos, que en su opinión forman ahora una armonía perfecta.

Por eso, este domingo, 52 automóviles y 10 motocicletas con varias décadas de antigüedad recorrieron calles de La Habana.

El recorrido, en el marco de los festejos del aniversario 500 de la ciudad, consistió en un singular rally en el que no solo se compite en velocidad, sino en cumplimiento estricto de las normas de tránsito.Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

Gutiérrez señaló que el rally pretende destacar la interacción existente entre la ciudad y los vehículos que circulan en ella, que le dan vida y un particular colorido.

“Los rally de regularidad se realizan en muchas partes del mundo, sobre todo en Europa, y hemos querido traer ese estilo de hacer competencia a nuestro país”, explicó Gutiérrez, quien además es el director de la competencia.

La carrera cubrió un recorrido de 45 kilómetros por los principales barrios de la capital de Cuba, premiándose la regularidad y castigándose las faltas de tránsito como la excesiva velocidad.

“Ya es el décimo quinto que hacemos. Gusta mucho y tiene muchos admiradores, porque a mucha gente le gusta esta competencia”, apuntó Gutiérrez.Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

En el rally organizado por el Club de Autos Clásicos predominaron unidades de marcas estadounidenses como Chevrolet, Buick, Ford, Studebaker o Cadillac, cuyos modelos son de la década de 1950.

Esa agrupación de propietarios es una escudería de autos que tienen como mínimo 35 años de vida y fue fundada en octubre de 2003, en el estacionamiento del afamado centro nocturno Tropicana, convertido ahora en una especie de sede oficiosa del grupo.

Más de un centenar de automóviles y motocicletas forman parte de este Club de Autos, único de su tipo en Cuba, evidencia de la perseverancia e ingenio de los propietarios para mantenerlos rodando por calles y avenidas.Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

El nombre de la agrupación hace referencia precisamente a la carencia de piezas originales, que ha obligado a los propietarios “A lo cubano” a realizar incontables e ingeniosas adaptaciones, sobre todo en lo mecánico, que permiten mostrar una época, una identidad y una cultura.Autos antiguos participan en celebraciones de 500 años de La Habana

Muchos de esos brillantes autos, cuidados con celo por sus dueños, son verdaderas joyas de la ingeniería y la supervivencia, en franca batalla contra el tiempo, una batalla en la que José Festari ha sido un ganador al conservar su cuidado Ford Deluxe Roadster de 1930.
(Xinhua/Joaquín Hernández)