Antiguo politécnico de La Habana

LA HABANA, 16 ene. En el espacio que ocupa el otrora Instituto Politécnico Estrella Roja de La Habana, antiguamente destinado a la enseñanza agrícola, serán levantado un asentamiento poblacional con un centenar de viviendas y áreas de servicio, informó este marte el periódico Granma.

El complejo, ubicado en el municipio de La Lisa, se convertirá en una suerte de barrio urbano con tiendas, mercados agropecuarios y otras facilidades, como parte del cumplimiento a las recientes políticas del Estado referidas a la rehabilitación del dañado sector de la vivienda en la capital.

La Estrella Roja no será el único centro educacional en desuso que ahora tendrá nuevas funciones. Según el diario, se han culminado 10 apartamentos para albergados de fenómenos naturales en una escuela ubicada en el Reparto Versalles, también de La Lisa.

Asimismo, se habilitó el polígono de producción local Politécnico Olo Pantoja, en el mismo municipio, donde se producen diversos insumos para la construcción, en vinculación con los estudiantes del politécnico del mismo nombre, donde realizan prácticas asociadas a sus especialidades.

Luis Antonio Torres Iríbar, Primer Secretario del Partido en el territorio confirmó que existe una política de convertir estos locales para suplir el déficit del fondo habitacional de la capital, y que en La Habana se han identificado alrededor de una veintena de locales estatales que han sido cedidos por diferentes organismos con este fin.

Otro asentamiento poblacional planificado se está llevando a cabo en la comunidad de El Vaquerito, en el municipio de Boyeros, donde se construyen 500 viviendas en saludo al aniversario 500 de La Habana, añadió el funcionario.

También se rehabilitarán otras instalaciones conocidas como el Jardín Japonés, perteneciente al Jardín Botánico Nacional, y la famosa heladería Coppelia. Estas acciones se están llevando a cabo de conjunto con cuentapropistas agrupados en cooperativas no agropecuarias.

El gobierno cubano intenta superar en la próxima década el déficit de casi un millón de viviendas en todo el país, de las cuales se deben construir desde cero unas 527.000 viviendas y rehabilitar otras 402.000.

Datos oficiales confirman que la vivienda es uno de los principales problemas sociales de Cuba, un país de 11.2 millones de habitantes que cuenta con más de 3.8 millones de hogares de las que el 39 % se encuentran en regular y mal estado técnico.

Autoridades afirman que desde el paso del huracán Irma, en septiembre de 2017, que afectó a casi todo el territorio nacional, la Dirección de la Vivienda se ha dado a la tarea de trabajar de conjunto con todos los medios que el país puso a disposición de los territorios dañados, en función de su recuperación.

El Gobierno también se ha propuesto legalizar el estatus de las viviendas edificadas de forma irregular y estabilizar a la población que hoy está emigrando a las grandes ciudades o a las cabeceras provinciales, donde vive ya el 79 % de los cubanos.
(www.periodicocubano.com)