Prevén aprobación en febrero de Decreto Ley de Bienestar Animal en Cuba

LA HABANA, 21 ago. Mientras muchos se desviven por proteger a los animales en Cuba, al parecer una animalista muy activa roba fondos de las donaciones.
Desde hace algunos días se vienen haciendo varias denuncias en las redes sociales con respecto a casos de corrupción dentro de las filas de los llamados protectores de animales o simplemente animalistas, que hacen su trabajo voluntario en Cuba para salvarle la vida a perros y gatos callejeros. La conocida como la Milagrosa podría estar robando fondos de donaciones.

En la isla existe un gran movimiento de este tipo y en medio de las necesidades y la crisis económica que vive el país no se detienen en su afán de buscarle refugio a estos pobres seres, vacunarlos contra enfermedades, y alimentarlos para que no mueran de desnutrición.

Muchos son los casos conocidos de personas que se dedican a acoger estos animalitos en sus casas, ya sea como lugar de tránsito o para asegurarles un hogar. Comparten con ellos lo poco que un cubano común puede poner todos los días sobre la mesa, en un acto de solidaridad que pone bien alto los valores humanos.

Por otro lado, algunas asociaciones y grupos internacionales o personas comunes que viven en el extranjero, hacen donaciones de medicinas y de dinero en efectivo (en ocasiones bastante), para ayudar en esa noble causa, acto que se ha convertido en imprescindible para poder llevar a cabo con éxito esa misión en las calles de toda Cuba.

Sin embargo, personas inescrupulosas se han aprovechado de estas circunstancias, y como el clásico lobo con piel de oveja se hacen pasar por defensores de los animales para recibir ayuda del exterior y satisfacer sus necesidades personales a costa de la vida de las indefensas mascotas.

El caso más mediático en los últimos días es el de Milagros Mailyn González Quiles, llamada por todos “la Milagrosa” en alusión a su nombre y a la cantidad de animales que ha recibido en su casa durante el tiempo que lleva en estos menesteres, con sus respectivas “ayudas económicas” desde el extranjero.

Esta señora se puede ver en cada marcha o manifestación pública que se convoque en defensa  de los animales y es una de las primeras en alzar su voz contra los abusos y atropellos cometidos por Zoonosis y en favor de una ley de protección animal que tanto anhelan los cubanos.

No obstante, al parecer, según las acusaciones de varios animalistas aparecidas en Facebook, todo es una fachada para ganar dinero fácil.

Abel de la Vega, en el grupo Perritos Callejeros en Cuba, pregunta a todos los amantes de los animales como se puede dar gritos de “Abajo Zoonosis” y a la vez darle palmaditas en el hombro a una mujer que recibe dinero del exterior para cuidar a los animales y los deja morirse de hambre.

“…estoy seguro que hay muchas Milagros rodando en Cuba. Solo me resta decirle estafadora, asesina…”, publicó este martes.

Y es que también, según una publicación hecha por Kath Si Sa en el grupo Contingente Voluntario y Solidario Nacional de Médicos Veterinarios, los hechos de negligencia, maltratos, desapariciones y abuso que se cometen en el refugio llamado “la Milagrosa” están comprobados.

“Estos horrorosos actos han sido comprobados, han sido verificados, eso es una gran estafa, ese tipo de …. No tienen cabida en la protección animal. Estos actos horribles han sido verificados y puestos en evidencia”, dice.

Vivian González en el grupo Dogs life refugio de animales abandonados Virgen del Camino, denuncia también que los perritos del refugio de la Milagrosa se están muriendo de hambre y llama asesina a Milagros. “…es un demonio, un engendro del diablo”, denuncia González.

Por su parte, Glory López, en el grupo Huellas Callejeras de Cuba asegura que en el refugio solo quedan 14 perros de los 60 que tenía y estos están en malas condiciones. La acusa de matar a unos 50 perros callejeros en los casi tres años que lleva de protectora de animales y recibiendo dinero del extranjero.

“Los deja sin agua, sin alimentos, sin ayuda, sin atención médica…”, expone.

Todo parece ser un gran negocio. Otras supuestas protectoras han hecho caso omiso a los señalamientos y continúan sus vínculos con Milagros Mailyn González Quiles, quizás por el temor de perder las jugosas donaciones.

“Yo estoy atónita, cómo es posible que muchos protectores, animalistas o como prefieran llamarse, hayan virado la cara para el otro lado con el abuso que se cometió en el ya famoso refugio La Milagrosa, sabiendo que no es un chisme ni brete, sino denuncia con pruebas para que nunca más a ese lugar llegue un callejero.

¿Ya no cuentan los desaparecidos o los casos muertos que sacaron de ahí y después murieron? ¿Eso no es maltrato animal?”, publica Martha Beatriz Alemán en el perfil de Huellas Callejeras de Cuba.

La batalla por rescatar perros y gatos continúa en Cuba. La pelea por llevarse una tajada del dinero donado por inocentes samaritanos se torna cada vez más fuerte en medio de las vicisitudes diarias ocasionadas por la pandemia del coronavirus y por una economía incapaz de cubrirle al pueblo sus necesidades básicas.

Casos como estos no deben empeñar el gran trabajo de la mayoría de los hombres y mujeres que se desviven cada día para salvar vidas de animales a cualquier precio.

Las donaciones desde el extranjero son necesarias e indispensables para llevar a cabo ese trabajo y es vital en esta batalla el desenmascaramiento de personas que lucran con las necesidades de los desposeídos, en este caso esos pobres desvalidos que a duras penas subsisten en placeres yermos o callejones oscuros a merced de la furia de la naturaleza y de gente desalmada.

Daysi Domínguez