Algunas aerolíneas quieren volar a Cuba desde el sur de la Florida. Otras se retiran del mercado

Southwest cancela vuelos a Cuba por coronavirus

LA HABANA, 22 ene. Los viajes aéreos a Cuba están en aumento. A pesar de que algunas aerolíneas se han alejado de la competencia para buscar rutas, hay otras que esperan obtener la aprobación para hacer viajes adicionales a la isla.

Todavía hay un gran interés en las rutas del sur de la Florida a La Habana, y el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) se ha convertido en la puerta más importante para viajes comerciales a Cuba.

La aerolínea más reciente en retirarse de la competencia en busca de rutas a Cuba es FedEx. Después de solicitarle al Departamento de Transporte (DOT) tres extensiones en su fecha de inicio para vuelos de carga y de correo que tendría cinco salidas semanales entre Miami y Matanzas, en diciembre FedEx le comunicó al DOT que ya no estaba interesada en la ruta y regresaba a sus frecuencias de viaje “mientras evaluaba otras opciones para viajar a Cuba”.

A finales de diciembre, también la aerolínea Southwest Airlines le dijo al DOT que no estaba interesada en agregar una segunda ruta diaria de Tampa a La Habana, y que prefería concentrar sus esfuerzos en obtener la aprobación para comenzar un servicio a Hawai.

En un inicio, Southwest se había mostrado interesada en empezar una segunda ruta en Tampa luego que American Airlines anunció el año pasado que planeaba terminar su servicio entre Charlotte, Carolina del Norte y La Habana debido al bajo volumen de pasajeros.

Pero en vez de regresar a las frecuencias de viaje, y por lo tanto permitir que otras aerolíneas lo solicitaran al DOT, American le pidió a la agencia si podía cambiar su ruta entre Carolina del Norte y La Habana a un vuelo al mediodía desde Miami, lo que le daría seis vuelos diarios entre Miami y La Habana.

La empresa quiere brindarle servicio a la ruta con aviones Boeing 747-800, con capacidad para 160 pasajeros. En su solicitud ante el DOT, entre otros factores, American mencionó una “demanda que continúa siendo fuerte” para un servicio adicional entre Miami y La Habana.

“Ninguna puerta a La Habana ha tenido mejores rendimientos que Miami, y ningún servicio a La Habana ha tenido un mejor rendimiento que el de American entre Miami y La Habana”, dijo la aerolínea. El servicio entre Miami y La Habana, dijo American, tuvo un factor de carga de 83 por ciento, en comparación con el que le sigue, Tampa, con un 76 por ciento en el año que terminó en junio de 2018.

La ruta de Charlotte tiene solo un factor de carga de 53 por ciento. Sin embargo, American enfrentó cierta oposición a ese plan, en un principio por parte de Southwest pero también de JetBlue.

Antes de decidir que se concentraría en lanzar su servicio para Hawai, Southwest quería que el DOT le diera su frecuencia de Charlotte, para así poder agregar el segundo vuelo diario de Tampa a La Habana.

Este mes, JetBlue dijo que si American se le permite cambiar su ruta de Charlotte, tendrá seis vuelos diarios de Miami a La Habana. Este tipo de cambio, se convertiría en un “casi un monopolio de servicio”, declaró JetBlue, que impactaría de forma negativa a las rutas de otras aerolíneas que vuelan a La Habana desde el sur de la Florida.

JetBlue pidió se le diera un vuelo diario adicional de Fort Lauderdale a La Habana que comenzaría el 1ro. de mayo o, por lo menos, se le permitiera añadir un segundo vuelo que saldría los sábados desde Fort Lauderdale con el fin de “restaurar el balance competitivo”.

American Airlines lanzó su servicio programado de Miami a La Habana el lunes. Es la primera vez en más de medio siglo que hay un servicio regular de vuelos desde Miami a la capital cubana.

En un documento que le envió el 7 de enero al DOT, American insistió en afirmar que permitir un vuelo adicional entre Miami y La Habana sería un gran beneficio público. La “conclusión innegable”, dijo, es que los “pasajeros prefieren de forma abrumadora el servicio de American entre Miami y La Habana” por encima del servicio de JetBlue entre Fort Lauderdale y La Habana.

Esa ruta, dijo American, “ha experimentado una notable escasez de pasajeros y de muchos asientos vacíos”. La estampida para tener de forma regular un servicio aéreo hacia Cuba empezó durante el gobierno de Barack Obama. Ninguna aerolínea quería quedarse fuera después que los primeros viajes comerciales a la isla en más de 50 años se iniciaron el 31 de agosto de 2016, y todas compitieron con afán para obtener alguno de los 20 puestos disponibles para viajes de ida y vuelta entre Estados Unidos y Cuba.

Muchas aerolíneas dieron por sentado que la apertura de Obama hacia Cuba continuaría y solo sería cuestión de tiempo antes que el embargo se iría a levantar. Pero las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se han enfriado durante el gobierno de Donald Trump y se cree que la demanda no llegará a materializarse.

Entretanto, American Airlines, planea inaugurar un nuevo servicio entre Miami y Santiago de Cuba que comenzaría a partir del 3 de mayo.

American dijo que le preguntó a las otras aerolíneas sobre el lanzamiento del servicio al Aeropuerto Antonio Maceo en la zona oriental de Cuba y ninguna de las aerolíneas expresó ninguna objeción. Sería el sexto destino de American a Cuba.
Tomado de elnuevoherald