Al PCC no le gusta una película de Netflix por mencionar el ‘síndrome de La Habana’

Al PCC no le gusta una película de Netflix por mencionar el 'síndrome de La Habana'

LA HABANA, 30 ene. Bajo el título de «Netflix carga nuevamente contra Cuba», el diario oficial Granma, tribuna del Partido Comunista de Cuba (PCC), arremetió contra la plataforma de entretenimiento, a la que acusa de conectar el conflicto del filme distópico Dejar el mundo atrás «con ese ardid político de los servicios de inteligencia de Washington, acuñado por ellos como los ‘ataques sónicos’ de La Habana».

De acuerdo con Julio Martínez Molina, autor del texto, quien es editor jefe del periódico 5 de septiembre, del PCC en Cienfuegos, Netflix «olvida y miente» cuando uno de los personajes del filme relaciona un ataque de alta tecnología contra EEUU, que causa el colapso del país, con el denominado «síndrome de La Habana», que causó que Donald Trump pusiera fin a la política de acercamiento político acordada por la Administración de Barack Obama.

El articulista cuestiona que, mientras la nación norteamericana se viene abajo en el argumento cinematográfico, uno de los protagonistas del filme diga acerca de un fuerte sonido que se escucha cada cierto tiempo: «No es tan diferente a lo que pasó en Cuba hace un tiempo.

Armas de microondas, les dicen. Producen radiación esparcida a través de sonidos. Algunos perdieron los dientes allí también».

Lea tambien: INFORME DESCLASIFICADO DE EE.UU. DICE QUE LOS GRILLOS SERÍAN LA CAUSA DEL ‘SÍNDROME DE LA HABANA’

Para Granma, «el falaz discurso que retoma un producto de visionado global como este, con conocidas estrellas de Hollywood, resulta en extremo nocivo en un contexto político actual de tanta complejidad».

Según Martínez Molina, la trama de ciencia ficción de Dejar el mundo atrás contribuye, «cual brazo ideológico indispensable de la Casa Blanca que es el cine norteamericano, a la estrategia del Gobierno yanqui de continuar demonizando a Cuba e inventando nuevos o viejos pretextos, en tanto engañosos y miserables fundamentos para seguir incluyéndola en espurias listas u otros objetivos».

De acuerdo con el articulista, sobre el «síndrome de La Habana», a la larga, numerosas investigaciones no han podido esclarecer el origen de los síntomas de problemas de salud reportados por diplomáticos de EEUU y Canadá y sus familiares en La Habana.

Todos ellos, tras reportar un penetrante sonido de procedencia desconocida. Para Granma basta que «no hubo evidencias ni argumentos».

Martínez Molina cuestiona también que otra producción de 2023 de Netflix, La madre, comedia de acción protagonizada por Jennifer López, dibujara a La Habana «como un garito donde se refugian carteles de la droga y del negocio de las armas, un sitio en el cual matan de forma impune y en el que campean a sus anchas asesinos latinoamericanos, o entra y sale el FBI».

No obstante, los señalamientos de Granma contra Dejar el mundo atrás evitan mencionar que la película es una producción de Barack y Michelle Obama, en la que el expresidente de EEUU, artífice del acercamiento con La Habana, aportó mucho al guion.

En entrevista con el diario estadounidense USA Today, el director del filme, Sam Esmail, contó: «Tengo que decir que (Barack Obama) es un gran amante del cine y que no se limitaba a dar notas sobre cosas de su entorno».

Según agregó el realizador, Obama hizo uso de su experiencia al frente de la Casa Blanca para hacer precisiones en las escenas del desastre tecnológico que ocurre en la trama de ciencia ficción.

Por ello, después de leer el guion, consideró con el director que algunas de las implicaciones distópicas eran poco realistas, por lo que fueron corregidas.

Curiosamente, el expresidente no cuestionó la mención al «síndrome de La Habana», sobre el cual el PCC no quiere que se siga hablando ni en el cine.

Asimismo, la acusación de Granma contrasta con La Red Avispa, película que celebra la labor de los cinco espías del régimen cubano en EEUU, detenidos y condenados a largas penas de prisión en ese país en 2001.

A raíz de ese filme, el exiliado cubano José Basulto, creador de la organización Hermanos al Rescate, acusó a Netflix de hacer concesiones a La Habana, que habría interferido con la realización de la película para garantizar una versión favorable de los hechos a cambio de ofrecer la Isla como locación.

La acusación menciona los requisitos que las autoridades cubanas ponen a los proyectos cinematográficos y que exigen que estos no sean «perjudiciales para la imagen del país y el pueblo de Cuba».

Según un reporte del medio de la industria del espectáculo The Hollywood Reporter, Netflix habría aceptado de la demanda lo lesivo de «la descripción de Basulto como un títere de Estados Unidos y traidor a Cuba, la romantización de los crímenes cometidos por el régimen de Fidel Castro, y la imagen favorable» de los cinco espías.

La semana pasada, Netflix aceptó llegar a un acuerdo judicial en la demanda por difamación.

Fuente