Aduana de Cuba aclara dudas sobre equipaje

Nuevas tarifas para servicios de la Aduana de Cuba entran en vigor el 19 de noviembre

LA HABANA, 14 nov. La Aduana de Cuba aclaró varias dudas a los viajeros cubanos sobre la entrada de equipaje al país y las tasas que deben abonarse en cada caso.Lisset Domínguez Arce, directora de Asuntos Legales de la Aduana General de la República, dijo en entrevista con el medio de prenso oficialista Radio Rebelde, que el equipaje acompañado debe proceder del mismo país que el pasajero y tiene exento de pago hasta 25 kilogramos.

«El equipaje acompañado es la carga que trae consigo el pasajero que viaja procedente de cualquier país del mudo. En esa carga la persona puede traer a Cuba 25 kilogramos de artículos personales, exentos de pago y otros 5 kilogramos libres de impuestos aduaneros», dijo Domínguez.

«Los 5 kilogramos equivalen a 50 pesos pero son exentos del valor de impuesto de Aduana», explicó la funcionaria.

Se refirió también a las tarifas actuales y confirmó que siguen siendo las mismas. No se ha incrementado el valor.

«Las cuentas del valor de importación de los derechos de Aduana que pagan los pasajeros es a partir de los 50,99 USD, porque este valor se calcula en USD, hasta 500,99 USD se le aplica una tasa del 4%. De los 501 a los mil USD, que es el límite de importación que tiente toda persona natural, se le aplica una tasa del 8%», explicó.

La funcionaria ratificó que los residentes en Cuba tienen derecho a realizar una primera importación con precios diferenciados.

«Toda persona que reside permanentemente en el país y hace su primera importación del año calendario (1 de enero al 31 de diciembre) va a pagar en la tarifa progresiva que mencionamos anteriormente», dijo.

«Si es un ‘no residente’, se le aplica la tarifa progresiva de 51 USD a 500,99 USD al 100% y de los 501 a los mil USD al 200%. A la segunda importación igualmente se le aplica esta tarifa. Es decir, esta tarifa es aplicable a las personas no residentes en el país y a quienes hacen su segunda importación».

Sobre el equipaje no acompañado, carga que no viene con el pasajero, dijo que se puede enviar por vía marítima o por vía aérea, pero tiene un término para arribar. «En la vía aérea tiene 90 días y por vía marítima tiene 120 días. Este término puede ser antes o después de la llegada del pasajero».

«Esto lleva un despacho complementario a la carga acompañada que despacha por el aeropuerto, o sea, los mil pesos a los que tienen derecho a importación las personas naturales, se calculan teniendo en cuenta el equipaje acompañado más el equipaje no acompañado», indicó la funcionaria.

Desde el 15 de agosto el gobierno cubano estableció un valor por peso de misceláneas y otros productos, como medida estatal adoptada para enfrentar la crisis económica en el país.

Entre las novedades estuvo el permiso de entrada, sin fines comerciales, de hasta seis teléfonos móviles (cinco de importación y el personal). También la importación como equipaje de dos ciclomotores eléctricos de hasta dos plazas o uno por la vía de envíos.

En septiembre autorizaron la importación sin carácter comercial, por encima del valor establecido para la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería, de las plantas eléctricas. Los equipos pueden tener una potencia superior a los 900 vatios, pero su entrada al país tiene como fecha límite el 31 de diciembre de 2022.

En septiembre también aprobaron la importación de productos cárnicos. Entre los que tienen facilidades de entrada están las conservas (enlatadas) de bovinos, porcinos y aves; las carnes frescas, congeladas, deshidratadas o saladas y productos cárnicos semielaborados, todos «empacados al vacío».

En mayo el gobierno prorrogó hasta el 31 de diciembre la exención temporal de impuestos aduanales. Dijeron que es una medida eventual, para que los viajeros puedan suplir la escasez de todo tipo de producto que sufren los cubanos en la actual crisis económica.

Sin embargo, la medida también ha sido interpretada por muchas personas como una muestra de poder del gobierno, un claro mensaje de que puede facilitar la entrada de productos al país pero prefiere no hacerlo para controlar y limitar la calidad de vida de las personas.

Fuente