Yasbell Rodríguez: ahora un poco más fuerte

Yasbell Rodríguez: ahora un poco más fuerteLA HABANA, 2 julio (Por: Yanelys Hernández Cordero)
Donde todo comienza…

Había una vez una joven con un saco de sueños y un espíritu inquieto. Su madre y abuela, provenientes de la provincia más occidental de nuestra Isla, decidieron volcar toda la energía de la pequeña en actividades extracurriculares. Así se inició, a la edad de cuatro años, su travesía por el arte. Su primera inserción fue en el baile español, que la hizo conocer diferentes tablados de escenarios capitalinos. De ahí permuta a la Escuela Tony Menéndez de la cual es una de sus fundadoras y, pasado un tiempo, comprende que el baile era una pasión muy intrínseca a su ser pero que deseaba más desarrollarse en los difíciles caminos de la actuación.

Pero… ¿quién es esta niña? Quizás recuerdes su paso por La Colmenita. O tal vez cuando apenas era una adolescente y se estrenó en la televisión con la serie Memorias de un Abuelo. Es durante la aventura que conoce a una generación de actores que mucho ha dado que hablar. Entabla amistad con Caleb Casas, Ebblis Valdivia, Yanay Penalva, entre otros; que al ser un poco mayores que la protagonista de nuestra historia, la guiaron para su futuro tránsito a la Escuela Nacional de Arte. “No pienses que a las secundarias llega cómo te presentas a una escuela de arte: cuándo o cómo son las audiciones… La información vocacional en ese sentido es deficiente”-nos dice mientras comparte anécdotas sobre su llegada a la ENA. Las casualidades y esos tropiezos del destino hacen que aquel año no abrieran las plazas para La Habana; pero la perseverancia de esta joven, el apoyo incondicional de su familia y esa cualidad de los cubanos de convertir reveses en victorias, hicieron -mediante un cambio de dirección a Pinar del Río- posible su aspiración.

En el 2003 se gradúa del nivel medio con Teatro de la Luna, dirigido por Raúl Martín. “En tercer año nos llevan a los directores de teatro de todas las compañías: las más populares y las nuevas también, para que elijan a los alumnos que quieren graduar. Yo tenía mis propios patrones y me sentí privilegiada al ver que varios directores me habían pedido. Preferí quedarme con Raúl, pues desde antes seguía las puestas en escena de Teatro de la Luna. Estuve además, muy cerca de Mario Guerra, Amarilis Núñez, y otros gigantes de la actuación”-manifiesta orgullosa.

Muchas veces confundida con la hija de la cantante María Antonieta; y otras como la niña de la actriz Diana Rosa Suárez: lo cierto es que esta joven no proviene de una familia artística. “Mi mamá es profesora de contabilidad, una guajira humilde que no tiene nada que ver con el arte pero que tal vez vio en mí, desarrollado, el deseo o el talento que ella quiso tener una vez. Aunque yo creo que le corre por las venas porque para tener arte y creatividad uno no tiene que desarrollarlo solamente en un escenario o en una carrera pofesional. Mi abuela decía que había que tener arte hasta para tender la ropa cuando se lava”-agrega.

Comunicación adentro

Cuando estudias en la escuela piensas dedicar tu vida entera al teatro. Aunque te salgan cayos en los dedos, aunque los telones se estén cayendo, aunque el maquillaje te dé alergia, aunque las obras que estés defendiendo no estés totalmente de acuerdo con el grupo de teatro y los directores: es el trabajo que te gusta y el que te hace crecer. No obstante, un esquema es la escuela y otro muy distinto es la vida profesional”.

Pero, cuál es el nombre de esta joven que, sin pensar dedicarse a la comunicación, ha llegado a los hogares de los cubanos mediante la conducción de populares espacios mediáticos, algunos incluso considerados maneras revolucionarias de hacer televisión en Cuba. ¿Su nombre? Yasbelll: Yasbelll Rodríguez.

Si bien ella suponía que los conductores de la televisión tenían que ser comunicadores o alguna otra rama de esta profesión como por ejemplo, los periodistas; puso en práctica toda la preparación recibida y, al salir de la ENA se apropió, junto a otro grupo de jóvenes, de la conducción de Súper Doce: un programa que se transmitía por Cubavisión los domingos y que dio continuidad al espacio A Moverse.

Entonces la Yasbelll profesional, graduada: ya más adulta, confiesa: “la cuestión de que llegas a un casting es duro: no eres hijo de nadie, no te acuestas con nadie, no pagas ningún personaje. Haces una cola inmensa y entonces… después, te empiezas a decepcionar un poco. La experiencia que fui viviendo me convenció de que no se trata de hacer lo que uno quiere sino lo que se presenta y de lo que siempre se puede aprender.”

Sin embargo, nunca desistió de la actuación, la puso a dialogar con esta nueva faceta como locutora de radio, conductora y locutora de televisión y como animadora de centros nocturnos. De este modo, durante sus pruebas de captación al ISA, en el 2005, comienza como la suplente de la conductora habitual, en un programa estelar en vivo que se mantiene en transmisión actualmente: Mezcla, de Radio Metropolitana y cuya emisión tiene lugar desde las 12 del mediodía hasta las 3 de la tarde.

Estuvo presente en los espacios televisivos: Se baila así donde se mezclaban corrientes y ritmos musicales, también en Somos Multitud, Fresquecito.com, y En la vía de verano. Inició Sin Límite, un programa que está aún al aire por Cubavisión con Dj Alex. Y aunque hizo varios telepley y Tras la Huella; la suerte le sonreía con propuestas de trabajo como conductora, locutora, presentadora, animadora; pero cuando iba a un casting pocas veces acertaba.

Le empecé a coger amor a la conducción y a sentir las mismas emociones y sensaciones que me producía el teatro. Y hasta coseché un bichito dentro de mí: ¡quería dirigir y plasmar mis ideas en algún lugar y ver cómo se desarrollaban!”. Crea Havana Show, uno de los primeros proyectos de esta índole (junto a PMM y Sarao), actualmente un espectáculo audiovisual. Y diversifica, aún más, su carrera.

Perú: un antes y un después

Nunca antes había salido de la Isla cuando enrumba su viaje a Perú para trabajar en la emisora radial de una agrupación que lleva más de 42 años de historia musical en ese país: son Grupo 5 en Perú. “Me encantó porque la señal de la radio es 93.3 FM, la misma señal de Radio Taíno aquí y me hacía recordar a mi amigo Lazarito Caballero y al Exitazo. Pero la cuestión fue comenzar en la radio para después decir: quiero hacer televisión”.

Aunque el acento fue un factor que muchas veces jugó a su favor o en su contra: aprendió a manejarlo. “A los seis meses me fui de la capital y llegué al norte. Yo estaba como en el Santiago de Cuba de Perú. Cogí mi currículum bajo el brazo y empecé a ir a todas las filiales de los canales de televisión del lugar. Hasta que asistí a un casting para un proyecto nuevo que iba a desarrollarse. Así comienzo un programa de diseño, decoración, arquitectura e ingeniería, que se llamó Chiclayo Construye dirigida por los Hermanos Arroyo, actualmente Agenda Semanal. Era una emisión de una vez a la semana solamente de 45 minutos pero era un buen programa que lo hacía yo de arriba abajo”.

Después le proponen otro espacio: Entre Gente, al que califica como un magazine, y como el proyecto que más la conquistó durante su estancia en el país andino. Se trataba de un programa dedicado a la mujer. “Me acordaba de cuando era chiquita y escuchaba en Radio Progreso con mi abuela Nosotras: un programa para ti mujer, para la mamá, la abuelita y la jovencita de cada hogar. Y aquello se volvió mi eslogan”. Poco a poco fue saliendo del esquema de la periodista, la muchacha risueña. Creció y llegó a reconocerse como parte del panorama artístico local y fue contratada lo mismo para impartir una conferencia y hablar sobre la importancia del teatro, el arte y la comunicación en otras carreras donde los profesionales tienen contacto con el público; como para hacer lanzamientos de productos de belleza, calzado, peluquería, etc. Era el momento de mayor esplendor en su carrera; sin embargo, su matrimonio con Dantes, cantante que habíamos visto iniciarse en la Charanga Habanera para luego lanzar su carrera en solitario, había acabado; no se sentía bien de ánimo y decide regresar a Cuba y al seno familiar.

Experiencia Sonando en Cuba

Al volver con su equipaje de éxitos y memorias, escucha que harán un casting para un programa musical competitivo que ya había tenido su primera temporada: Sonando en Cuba. Yasbelll había trabajado con Paulo FG en el 2008, durante la gira nacional del lanzamiento de su disco Sin etiqueta. “Desde el casting comprendí que era totalmente diferente. Un espacio que hace muchos años el público necesitaba y pedía”-afirma.

Y aunque algunos televidentes refieran que Sonando en Cuba es una imitación de otros programas foráneos, para Yasbelll “no es una copia de nada, es un esquema que funciona en Cuba y en el mundo. Cuando comenzamos a grabar noté que nosotros no regalamos ni un carro, ni una cantidad de dinero determinada, ni estamos prometiéndole a ninguno de los concursantes que va a ser cantante o que conducirá un programa de televisión: eso es lo que funciona en el capitalismo. Aquí vienen de todo el país a audicionar, lo mismo del medio del monte que del centro de la ciudad. Algunos de estos muchachos estudiaron en la Escuela de Arte y les han faltado oportunidades, otros son totalmente autodidactas como lo fue el Beny y tantas glorias musicales del país. Para mí, eso es lo más aplaudible de nuestra propuesta, sí mía también, porque me considero miembro de esta gran familia que ha creado Paulo-dice entre risas.

¿Será Sonando en Cuba el inicio de los reality show nacionales o tal vez una nueva etapa para la televisión cubana? “Sin dudas, marca una diferencia y ha tenido aceptación por parte del público nacional. La familia cubana está sentada los domingos a las 8:30 pm viendo Cubavisión y viendo Sonando en Cuba: eso lo dice todo”-concluye acerca del programa.

Un nuevo capítulo

Al tiempo de nuestro intercambio con Yasbelll Rodríguez faltaban apenas unos días para la llegada de Aliann. La entrevista estuvo mediada por pausas e interrupciones producto de su embarazo. “Y es que cuando tu imagen cambia: se te empiezan a inflamar los pies, sube y baja la Hemoglobina; no es lo mismo”. Aunque ha tenido que detener un poco su carrera y rechazar algunos trabajos que su nueva condición no le permiten hacer, manifiesta que su hijo “es un proyecto para toda la vida”.

Yo pienso que las mujeres tienen una fuerza enorme pero después de ser madres agarran un poco más. Admiro a grandes artistas como Haila María Mompié que ha sabido llevar su trabajo a la par de una maravillosa vida en familia”-dice expectante.

No obstante, la estamos viendo con un personaje secundario en la novela En fin, el mar que se transmite actualmente. Y en lo que queda de 2018 compartirá la llegada de su pequeño con el equipo de Sonando en Cuba en su cuarta temporada; que para suerte de Yasbell este año no saldrá en el verano y le dará más tiempo para el disfrute de su rol de madre.

Nos adelanta en torno a un nuevo proyecto que lleva cosechando en su cabeza desde hace algún tiempo y recientemente lo ha presentado ante Yoel Ortega, de RTV Comercial, quien ha tenido a su cargo otros como la Colmena TV, como Bailando en Cuba … “Solo adelanto que parece que haré realidad un sueño de otro nuevo espacio, de otro nuevo programa de competencia en la televisión cubana; donde busquemos el entretenimiento, la educación y la belleza”.

Hoy Yasbelll cuida a su pequeño en su apartamento de Centro Habana donde lo refresca en el balcón con ese olor a ciudad, a esa Habana que la acompaña y que, como el resto de la Isla la sigue, ahora con más fuerza que nunca.