El WiFi que le devolvió la vida a Jaimanitas

El WiFi que le devolvió la vida a JaimanitasLA HABANA, 28 dic. La instalación de un punto WiFi en el parque de Jaimanitas ha cambiado la vida del pueblo. Ubicada al oeste de la capital, este localidad perteneciente al municipio Playa, fue una de las últimas en recibir el servicio en el país.

Según relata el sitio web Diario de Cuba, la alegría de sus habitantes es manifiesta, pues ya no tienen que moverse a lugares lejanos para conectarse.

Pero la felicidad nunca es completa, y los jaimanitenses ya se quejan de la lenta conectividad del servicio. Algunos como Alexis, joven versado en todo lo relacionado con la tecnología digital, afirman que el poco ancho de banda, la débil potencia y la cantidad de internautas que demandan el servicio simultáneamente, hacen que conectarse sea algo agobiante.

“Imagínate una calle estrecha y llena de baches, con muchos autos circulando en los dos sentidos, como un embotellamiento”, explicó.

Esto fue confirmado por Adrián, especialista del Joven Club de computación del territorio. “La velocidad es de 35 kilobytes en las horas de mayor demanda. Además, tiene muchos filtros que la entorpecen”.

El mismo día en que instalaron la caja receptora en el poste alguien la robó. Pero el delito vino bien a los vecinos. Para evitar otro robo, al día siguiente colocaron una nueva en un lugar más alto, e incluso alumbraron el parque, sumido en una profunda oscuridad desde hacía muchos años.

Asegura Diario de Cuba que el parque de Jaimanitas ha cobrado vida desde la instalación de la red. “Han colocado bancos de hierro y ya apareció el mercado ilegal de tarjetas de internet y de recarga telefónica. Se comenta que, además, van a reparar los aparatos de recreo para los niños, que en estos momentos están destartalados”.

También los negocios privados de venta de alimentos alrededor del lugar, lícitos o no, han florecido.

Solo los trabajadores de la empresa de Servicios Comunales, encargados de la limpieza del parque, tienen motivos para quejarse. Uno de ellos, nombrado René, asegura que desde la instalación de la red tienen mucho más trabajo. Muchos de los internautas fuman, comen, beben y, aunque se han colocado cestos, muy pocos echan la basura dentro.