Visitas del papa y John Kerry obligan a remozar calles de La Habana

 havana-live-street-repaireLA HABANA, 29 Julio Decenas de inmuebles entre viejas casas, edificios y oficinas de gobierno de esta capital se encuentran en proceso de restauración para dar otra imagen a la ciudad, que por más de 50 años estuvo sin mantenimiento.

Ante la cercanía de la visita del papa Francisco en septiembre, y del secretario de Estado de Estados Unidos, John Forbes Kerry, el próximo 14 de agosto, las autoridades de esta ciudad también restauran algunas avenidas principales y calles de La Habana Vieja, a fin de ser transitables.

Vecindades o casas antiguas, así como oficinas gubernamentales, están bajo trabajos de pintura, albañilería, plomería, carpintería y todo lo necesario para dejarlas en óptimas condiciones de operación y con mejor vista.
Un factor importante que ha permitido la restauración de la imagen urbana, ha sido el ingreso de capital privado interno y externo, con el que se permite ya la compra o renta de casas, edificios, hoteles y terrenos ubicados en el centro de la capital cubana.

Pese a que no hay información oficial sobre el número de inmuebles en restauración, es importante señalar que La Habana comienza a tener otra imagen, principalmente a lo largo del Malecón, avenida principal por donde el papa Francisco pasará en septiembre durante su visita a la isla. También la visita del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, para el evento protocolario de izamiento de la bandera en la embajada, ha puesto a marchas forzadas los trabajos de restauración de los edificios y viejas casonas, sobre todo en zonas turísticas.

Aunque en este momento sería imposible trasformar toda la ciudad de La Habana, después de 54 años de carencia de recursos, algunos espacios se han convertido en pequeñas plazas, otros en paladares (restaurantes), algunos en comercios para venta de artesanías y otros para ropa.

Inversionistas de Holanda, Francia, Italia, Canadá y México e incluso de Estados Unidos, han llegado a este país caribeño para ver oportunidades de inversión en hoteles y casas viejas y transformarlos en restaurantes o tiendas de curiosidades y ropa.
Se espera que después de esta etapa de apertura de la embajada, el turismo se incremente en Cuba, para lo cual será necesario tener en buenas condiciones calles y avenidas, así como una gran variedad en servicios.

Para los cubanos cambiar la imagen de La Habana o de muchas otras ciudades o provincias tardará muchos lustros o quizá décadas, porque no toda la gente, que es la gran mayoría, tiene para invertir en pintura, cemento, plomería o madera para reparar sus casa, porque primero es poder comer en casa, pues “ese tipo de gastos ya son un lujo en Cuba.

Desde el pasado 20 de julio, cuando se llevó a cabo el izamiento de la bandera cubana en el estado de Washington, Estado Unidos, como bienvenida a las nuevas relaciones y se anunció que en Cuba sería el 14 de agosto, desde ese momento comenzaron a agotarse reservaciones en los principales hotales de la ciudad.

Se espera la llegada de medios de comunicación de todo el mundo, por ser un hecho que transformará la historia del mundo, por lo que las reservaciones están ya casi agotadas, y en hoteles emblemáticos como El Nacional, Meliá, Habana Libre y Capri, entre otros, ya no hay cupo.

No sólo gente de la prensa internacional ha ocupado habitaciones para los días previos y posteriores al 14 de agosto, sino también el turismo internacional que llegará a La Habana para ser testigo del cambio de la historia.

La hotelería y los restaurantes estarán a toda su capacidad, y no se diga para septiembre, cuando el papa Francisco visite la isla, uno de los princiaples actores en esta transformación de las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos.