Una fuerte sequía en La Habana afecta a más de 55.000 personas

 havana-live-camion cisternaLA HABANA, 7 Agosto  (EFE)   Más de 55.000 personas en barrios de La Habana reciben actualmente agua a través de carros cisterna, una de las medidas emergentes puestas en marcha por causa de la sequía que golpea gran parte de la isla, reportó ayer la televisión estatal.

Una dotación de 105 coches cisterna recorren diariamente zonas afectadas de La Habana para suministrar agua a los habitantes que no la están recibiendo por la red hidráulica tradicional, según indicó el reporte, el segundo sobre el tema en los últimos días.
El subdelegado del Instituto de Recursos Hidráulicos en La Habana, Carlos Luaces, precisó que actualmente a unas 32.000 personas en la capital se le entrega el agua de manera permanente con “pipas”, como se conocen popularmente en la isla a los camiones cisterna, y otras 22.000 la reciben de forma eventual.

En particular las zonas altas y del centro de la capital cubana presentan una situación más difícil, y hay algunas localidades de los municipos Boyeros, La Lisa y La Habana Vieja, donde se acometen inversiones con el propósito de devolver la regularidad del suministro del líquido vital.

Directivos de Recursos Hidráulicos han advertido que si el déficit de lluvias en el país se mantiene como hasta ahora, la situación con la disponibilidad de agua será aún más “severa” en los próximos meses. De acuerdo con especialistas del Centro del Clima del Instituto de Meteorología de la isla, el pasado mes de julio fue por cuarta vez el de menos precipitaciones desde 1961.

Explicaron que en la actualidad la sequía “agrícola” impactó el 81 por ciento del territorio de Cuba hasta finales de julio último, y señalaron que las perspectivas para el cierre de agosto están en el mismo orden. Para el periodo de agosto a septiembre, esa institución prevé acumulados de lluvias “cercanos o por debajo” de los parámetros normales.

La intensa sequía que azota este año a La Habana, también afecta a varias provincias del centro y oriente del país, como Ciego de Ávila, Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo, que se han visto obligadas a adoptar medidas de ahorro para garantizar el consumo de agua potable.

La escasez de lluvias, con un promedio muy por debajo del valor histórico, fue la tendencia en la isla durante el bimestre mayo-junio, normalmente el más lluvioso del año, lo que ha agravado la situación que tienen los embalses del país al 37 por ciento de su capacidad, según registros del Instituto de Recursos Hidráulicos.