Una familia pinareña crea una fábrica de losas de pisos

LA HABANA, 1 feb. Una emprendedora familia pinareña ha creado en el municipio de Mantua una mini-industria de losas de piso que pretende aliviar uno de los problemas que más afectan a esa localidad de la provincia más occidental de Cuba.

Todo comenzó cuando dos de los miembros de una misma familia ―uno ingeniero en automática y el otro en mecánica― se vieron en la necesidad de adquirir losas para los suelos de sus respectivas casas, que estaban en construcción, ante la carencia, idearon y crearon ellos mismos, con hierros y maquinarias, una prensa especial que fabrica elementos de piso.

Darién Baños Urquiola, uno de los jóvenes que llevó a cabo el proyecto, ha declarado a un medio de prensa local cómo lo hicieron:

“Empezamos a investigar y buscamos herramientas e hicimos la fábrica. Al concluir nos dimos cuenta que era una oportunidad de insertarnos dentro de la línea de producción de materiales de la construcción de la estrategia de desarrollo local, o sea, el Gobierno buscaba a alguien capaz de hacer lo que nosotros iniciamos para incorporarlo a ese programa”.

Actualmente la familia asegura que la finalidad del proyecto es hacer producciones de bienes terminados, y que además piensan asumir un compromiso social para contribuir a producir los pisos de los subsidios, y llevar a cabo también algunas ventas a la Empresa de Mantenimiento y Construcción Civil a precios módicos, pues hay un programa, de carácter nacional, que facilita todos los recursos.

De momento funcionan como cuentapropistas: tienen la licencia para la confección de las losas, una de albañil y otra de pulidor de piso, porque el proyecto está encaminado a elaborarlas, colocarlas y pulirlas.

Las autoridades municipales les han asignado al equipo de trabajo un local para sus producciones, aunque todavía necesita algunos arreglos para poder utilizarse, entre ellos instalaciones eléctricas y un depósito de agua.

Sobre el proceso de elaboración, el joven ha explicado:

“Dura alrededor de 21 días, entre la elaboración del elemento de piso y el secado. Primero la base, la cara que es un pigmento rojo con cemento; luego el secante, el respaldo que es con granito, arena y cemento. Las pone en el molde y por el reloj de la prensa, medimos la atmósfera que se le tiene que dar. Las colocamos en un lugar seguro y al día siguiente las introducimos en agua”.

“Ahora hacemos losas rojas, grises y las rojas y blancas están pendientes porque no contamos con el cemento blanco. Más del 70 por ciento de los materiales lo conseguimos aquí en el municipio. Cada cuatro minutos creamos una losa de 25×25 y en un día llegamos a producir casi 250. El metro (16 losas) tiene un precio de seis cuc o 150 pesos en moneda nacional para el ciudadano común”, agregó.

Hasta ahora ese tipo de losas no se elaboraban en Mantua por su extrema complejidad, sin embargo, con el nuevo proyecto, ya comenzaron a producir en este mes de enero y han fabricado alrededor de 1.600 destinadas al INDER, que asumirá una parte de la reparación del estadio del municipio cabecera de Mantua.

Ganas de trabajar es lo que le sobra a ese equipo de trabajo integrado por miembros de una misma familia, que solo espera poder ampliar y mejorar cada vez más sus ejecuciones.

(Cibercuba)