¿Tomamos un café?

havana-live-cafeLA HABANA,8 Nov. (Autora Aylet Rodríguez González) Ojalá que llueva café en el campo… cantaba en mi imaginación, la canción del popular cantante Juan Luis Guerra; mientras reflexionaba que sus amantes lo toman cortado, americano, cubano o criollo, con leche, expreso o con crema y es una de las bebidas que más se consumen en el mundo después del agua.

El sabor y aroma deliciosos de esta infusión, estimulante, del fruto de los cafetos procesada, tostada y molida se degustar en muchos hogares en el desayuno, a media mañana, después de comer y en otros horarios según los gustos individuales.

Sus apasionados, quizás no conozcan muchos de sus mitos y es que algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de café no está vinculado a un aumento de problemas cardiovasculares como por ejemplo enfermedades cardíacas, ataques de corazón, arritmias o hipertensión y además no siempre produce problemas para conciliar el sueño, pues la cafeína no afecta de igual forma a todas las personas.

Un consumo moderado de é l , es decir, de hasta cuatro tazas, se asocia, según la Fundación Española del Corazón, a una mayor longevidad.

Por tanto, el consumo moderado de esta bebida puede formar parte, sin ningún problema, de una dieta saludable y equilibrada y, para la mayoría de las personas, se puede considerar seguro y sin efectos nocivos para el organismo.

De hecho, la cafeína está clasificada por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos como sustancia generalmente segura, siempre que su consumo sea moderado y en adultos sanos.

Además, el café ocupa el sexto lugar en la lista de los cincuenta alimentos que contienen más antioxidantes, y el primer lugar como bebida, lo que protege al organismo contra la oxidación celular y, por tanto, ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.
Acompañante en muchas reuniones sociales, es el aliado de aquellos que necesitan una ayuda para mantenerse despiertos y la excusa perfecta para quienes deseamos conversar más tiempo y con deleite, no solo del disfrute de escuchar a una amiga o familiar, si no de sentir el calor en los labios de ese líquido de color negro.

Entonces… ¿tomamos un café?

Ver tambiénhttp://havana-live.com/noticias/el-cafe-cubano