Superviviente de accidente aéreo en Cuba, estable aunque en estado ‘crítico’

Superviviente de accidente aéreo en Cuba, estable aunque en estado 'crítico'

Maylín Díaz Almaguer, muestra una foto de su hermana Mailén, de 19 años, una de las sobrevivientes del desastre aéreo ocurrido el 18 de mayo del 2018 en La Habana. Alejandro Ernesto EFE

La cubana Mailén Díaz Almaguer, única superviviente del accidente aéreo que dejó más de cien muertos el pasado 18 de mayo en La Habana, está estable y responde favorablemente al tratamiento, aunque el informe médico del miércoles la reporta en estado “crítico” por afecciones respiratorias.

En las últimas 72 horas la paciente de 19 años fue acoplada nuevamente al respirador mecánico por problemas pulmonares debido a lesiones que afectan el funcionamiento de sus sistemas vitales, según refirió el parte médico divulgado por los medios oficiales.

Esta situación condujo a una variación en su estado evolutivo y de su informe general, según explicó el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, director del hospital General Calixto García, de la capital cubana, donde la joven se encuentra ingresada desde hace 45 días.

Díaz Almaguer es la única superviviente del vuelo DMJ-972, de la aeronave arrendada por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air, y fue una de las tres cubanas que llegaron con vida al hospital, pero las otras dos fallecieron en los días posteriores.

El Boeing 737-200 que hacía la ruta local entre La Habana y la ciudad oriental de Holguín se desplomó poco después de despegar con 113 personas a bordo, por causas que aún se investigan.

La catástrofe provocó la muerte de 112 personas, de ellas 101 cubanos y 11 extranjeros: siete mexicanos -incluidos los seis miembros de la tripulación y una turista-, dos argentinos y dos saharauis residentes en la isla, uno de los cuales tenía también nacionalidad española.

El doctor apuntó que la única superviviente ha respondido favorablemente a la intervención médico quirúrgica intensiva en su pierna izquierda, donde se ha podido controlar el proceso infeccioso que constituía la amenaza fundamental para su evolución.

Precisó que ella ha recobrado estabilidad y funcionamiento de su organismo, lo que ha permitido continuar con la reducción de la dosis de medicamentos que le mantienen como apoyo a la función cardiovascular.

“Mailén se encuentra consciente, cooperativa, en interacción con el medio y el equipo a cargo de su atención, y continúa mejorando la integración de la esfera cognitiva y afectiva, así como también los procesos de síntesis, y se intensifica el apoyo psicológico”, detalló el informe, si bien describe su pronóstico como “reservado”.

El equipo médico que atiende a la joven accidentada advierte que persiste el “riesgo potencial” para la aparición de nuevas complicaciones propias de esta etapa de su evolución, aunque algunas de estas están bajo control, y otras se mantienen bajo vigilancia debido a que su comportamiento es “impredecible”.