Restaurantes privados avanzan en La Habana

havana-live-koralejajoergLos “paladares” cubanos o restaurantes privados evolucionaron desde un surgimiento muy discreto en la década del 90 hasta tener un éxito que llama la atención de tour operadores internacionales, como por ejemplo Tripadvisor.Esos negocios parecen haber llegado a un punto alto en la estimación oficial y entre operadores de turismo, pese a que en Cuba aún predomina el Estado como administrador de la economía nacional en el contexto de conceptos socialistas. Al anunciar para abril próximo un Séptimo Festival Internacional Varadero Gourmet 2014 en la playa turística del mismo nombre, a unos 130 kilómetros al este de La Habana, una directiva turística llamó la atención sobre la asistencia de representantes de “paladares”. “Esperamos que al Festival asistan varios profesionales en comercialización de alimentos y bebidas, no sólo provenientes del sector estatal en el caso de la Isla, sino del privado, donde ya existen grupos que ofertan un servicio de calidad y excelencia reconocido fuera de nuestras fronteras”, dijo a la prensa local Yaima Abreu, directora comercial del Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares, una entidad estatal. Abreu agregó que las intenciones del ministerio del Turismo son convertir al país en un destino gastronómico de nivel alto. Para los paladares, bautizados de esa manera por los cubanos a partir de una telenovela brasileña de gran éxito en la década del 90 en la cual la protagonista cocinaba platos en su casa para venderlos en la calle, es un nuevo nivel de reconocimiento.
No siempre fue así. Algunos restaurantes de ese perfil aparecieron ilegalmente en los 80 del siglo pasado en La Habana hasta que las autoridades los permitieron de manera limitada en una primera apertura, en los 90, a los pequeños servicios privados. Entonces los dueños sólo podían “explotar” en sus negocios estructurados en sus residencias 12 sillas para los comensales, con limitaciones además de los platos que ofrecían para evitar contrabandos. Las nuevas regulaciones en los últimos cinco años permitieron el despegue, que parece definitivo, de los paladares, que hoy ya son incluso anunciados por tour operadores extranjeros. Es el caso de TripAdvisor, que en una lista dedicada a los mejores restaurantes en Cuba mencionó a privados como Doña Eutimia, La Moraleja, Decameron, Mediterráneo, La Buena Vida, Juana la Cubana y el Café Laurent, entre otros, muchos de estos dedicados a vender comida italiana. Otros paladares menos mencionados han llevado vida a barrios de la periferia de la capital cubana. Es el caso del Cinco más Cinco, un negocio de dos ambientes en el municipio 10 de Octubre que “nunca está vacío”, de acuerdo con un asiduo cliente. “Este restaurantico no tiene nada que envidiar a ninguno de su clase por el mundo”, subrayó la clienta Emelina Hernández, una cubana residente en Estados Unidos. Nuevas estadísticas oficiales publicadas esta semana indican que los privados más numerosos en Cuba actualmente son los 57.776 dedicados a la elaboración y venta de alimentos, clase donde están incluidos los paladares. Recientemente el gobierno aumentó hasta 50 las capacidades para clientes permitidas tanto en los paladares como en las cafeterías privadas.

Por Francisco Forteza (ANSA)