“Un piloto en Cuba no debería ganar solo 40 dólares”

“Un piloto en Cuba no debería ganar solo 40 dólares”LA HABANA, 3 dic. (Cibercuba) El éxodo masivo de fuerza de trabajo calificada, así como la carencia de especialistas, técnicos y operarios, impacta directa y negativamente en la calidad del sector transportista y aeroportuario de Cuba, informó este jueves la prensa nacional.

Según recoge el estatal Juventud Rebelde, la alerta fue hecha en el marco de la Primera Conferencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del Transporte y Puertos. Allí se abordaron problemáticas que afectan significativamente al sector, como el envejecimiento del personal en algunas profesiones, cuyo relevo no está asegurado.

Durante el evento, Leonardo Naranjo Oyarzábal, jefe de los estibadores del puerto de Santiago de Cuba, advirtió que la jubilación a los 65 años, con la misma intensidad y rigor que se exige actualmente para descargar los barcos (2 500 toneladas diariamente), pone en peligro la productividad por obrero, y por tanto el pago que el país deberá hacer por estadía de los buques será muy grande.

En tal sentido, el directivo propuso revisar con los organismos competentes la correlación entre gasto por seguridad social, si se adelanta la edad de jubilación de los estibadores portuarios.

Asimismo, solicitó evaluar los desembolsos que habrá que hacer por incumplimientos de normas de descargas de los barcos, debido a bajos rendimientos “si se continúa trabajando con hombres envejecidos y afectados por distintas enfermedades profesionales”.

Por su parte, el ingeniero de vuelo del IL-96, Pedro Orestes Rodríguez Cabrera, se refirió durante la conferencia al concepto de “seguridad de los vuelos”, y reclamó que se tuviera en consideración el bienestar de quienes garantizan los vuelos: salario, alimentación y descanso, entre otros aspectos.

El ingeniero pidió que los salarios de los trabajadores de la compañía Cubana de Aviación se revisen, “pues un piloto que tiene la responsabilidad de velar por tantas vidas y conducir naves que cuestan entre 70 y 80 millones de dólares, no debería ganar solo 1 000 pesos” mensuales (alrededor de 40 dólares).

Durante la formulación de las conclusiones, se estimó en el encuentro que el salario de los trabajadores que se distribuya “sin contrapartida de producción y sin un servicio de calidad erosiona en lo económico y en lo ideológico, pero el buen trabajador tiene derecho a que se le retribuya por lo que hace”, concluyó el reporte.