Odebrecht mantiene su apuesta por Cuba

 havana-live-jose-marti-aeroportoLA HABANA, 9 Mar. (Cubacontemporanea) El gigante brasileño Odebrecht, responsable de guiar las obras en el puerto del Mariel, asume ahora en Cuba la ampliación de la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional José Martí, un proyecto valorado en 207 millones de dólares, que reafirma el interés de la compañía en continuar sus negocios con la Isla.

Según Fabio Goebel, representante de nuevos negocios de Odebrecht en Cuba, en este mes se inician las acciones de reparación y modernización de dicha Terminal, para hacer más eficientes los servicios que reciben los casi dos mil viajeros que transitan por la instalación en horas pico.
Este constituye el tercer proyecto que asume en el país antillano la constructora, líder de Brasil y una de las principales en América Latina. El primero fue la modernización del puerto enclavado en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), para el cual contó con el respaldo financiero prestado por el Banco brasileño de Desarrollo, cerca de 800 millones de dólares.

Para garantizar el éxitos de esa obra, cuya primera fase concluyó en enero de 2014, la corporación brasileña preparó, según Goebel, a más de tres mil operarios cubanos con Creer, un sistema dirigido a capacitar al personal ejecutor de las acciones constructivas, basado en la Tecnología Empresarial Odebrecht (TEO).
En el mundo, más de 13 mil personas han sido alistadas bajo ese esquema. El propósito -aseguró el ejecutivo-, no es traer fuera de trabajo de otros países, sino utilizar el rico y calificado capital humano existente en Cuba, y así beneficiar al país generando más empleo y aportando tecnología de avanzada.

Mientras en Mariel se ejecutaban las obras, Odebrecht, a través de COI, una de sus subsidiarias, firmaba en noviembre de 2013 un contrato para administrar el central azucarero 5 de Septiembre, en la provincia de Cienfuegos, considerado como la primera inversión extranjera en ese sector, reservado al Estado cubano desde 1959.

Con el acuerdo, suscrito con el Grupo Empresarial Azcuba por 13 años, las partes pretenden incrementar la capacidad productiva del central a unas 90 mil toneladas de azúcar por zafra.

Bajo esta fórmula, la propiedad permanece totalmente en manos de Cuba y la subsidiaria de Odebrecht solo participa mediante servicios de administración, transferencia de tecnologías, equipamiento y asistencia técnica.
En recientes declaraciones a la agencia Reuters, Mauro Hueb, director de operaciones de la compañía brasileña en Cuba, dijo que se espera un auge de la inversión extranjera como resultado de una posible mejoría de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.