Nueva entrega de la revista Opus Habana

havana-live-opusEl doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, afirmó que la razón de ser de Opus Habana es “desde la defensa y la preservación del vasto patrimonio habanero, irradiar la memoria histórica de la patria”. Juan Moreira, una reflexión de Virginia Alberdi Benítez en torno a la obra de ese pintor cubano; y Félix Cabarrocas Ayala en la memoria, en el que Daniel Taboada rememora la labor de ese proyectista integral, cultivador de las corrientes eclécticas historicistas de la arquitectura cubana durante el primer tercio del siglo XX, son otros de los trabajos que enriquecen las páginas de la revista.
havana-live-eusebio-spenglerEl público lector también podrá adentrarse en el innovador proyecto habanero Cultura entre las manos, dirigido a instruir a la comunidad sorda cubana, así como conocer detalles del Sloppy Joe’s, popular bar, rescatado en 2012 a semejanza del original y de una canción alusiva a la ocupación de La Habana por los ingleses en 1762, quizás la primera composición musical española de tema cubano. El número 46 de Opus Habana cierra con La plaga de marqueses y «condeses», del Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, primer Historiador de la ciudad de La Habana. Las palabras del Dr. Leal forman parte del preámbulo del número 46 de esta revista de la Oficina del Historiador, cuya más reciente edición (Vol. XV/No. 2 jul/oct. 2013) fue presentada en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo. “Estos 46 números parecen muchos, pero en realidad son pocos en el camino de seguir promoviendo, velando y entregando lo mejor de la identidad cubana y universal”, señaló Argel Calcines,editor general de la publicación, que esta vez reproduce en su portada la obra La virgen del barquito (2006), del artista Juan Moreira. Tras el tradicional artículo del Historiador de la Ciudad, esta vez titulado Razón de ser, la presente entrega ofrece a los lectores Dos rostros, dos estatuas habaneras, de Mario Cremata Ferrán, quien nos aproxima a dos célebres monumentos -el Alma Mater de la Universidad de La Habana y la Estatua de la República, en el Capitolio-, que tuvieron a jóvenes cubanas como modelos para sus rostros y cuerpos. El periodista Fernando Padilla González aborda los aportes del historiador e incansable arqueólogo César García del Pino, indagador en los orígenes de la urbe habanera, mientras Darwin A. Arduengo García trata la historia del primer acueducto habanero -la Zanja Real-, cuyo primer ramal comenzó a verter en el interior de la bahía en 1591.

Mariana Hernández (Cubarte)