Novedosa medida para el transporte en Havana

havana-live-omnibus-urbanos-620x330LA HABANA, 30 Julio Buscan evitar “ilegalidades” con el cobro del boleto en una zona de La Habana Parte de los ingresos quedan para choferes y mecánicos. A cambio, deben mantener en buen estado los ómnibus.

Cuba ensaya en una localidad de La Habana una modalidad de autogestión en el transporte público estatal urbano de ómnibus, un sector que presentó crisis cíclicas graves por décadas e “ilegalidades” aún sin solución permanente. Al calor de las transformaciones en el país, Omnibus Metropolitanos, un monopolio estatal, desarrolla en Guanabo, una playa muy concurrida en verano, a unos 20 kilómetros de la capital, un “experimento” por el cual el conductor y los mecánicos cumplen una “norma” diaria de transporte de pasajeros para la empresa y a partir de ahí los ingresos son suyos.
Un reporte del noticiero nacional subrayó que desde que comenzó el ensayo el año pasado el personal se esfuerza por mantener en operaciones cada ómnibus y cubrir así sus salarios y extras. Uno de los mecánicos dijo a la televisión que a partir del nuevo sistema puede duplicar su salario de 700 pesos mensuales, el equivalente a unos 30 dólares, unos 200 pesos más alto que el promedio nacional, y observó que para ello los ómnibus deben funcionar bien.
Las autoridades aplicaron por años una buena variedad de medidas en ese sistema de transporte, incluyendo inversiones en nuevos vehículos últimamente de fabricación china, cambios de rutas, uso de inspectores en cada parada, aplicación de medidas a “choferes” y personal incumplidor, y acciones contra “ilegalidades” de los conductores.
En junio, el diario oficial Granma publicó la denuncia de un pasajero que se quejó por la “apropiación indebida y pública del dinero del Estado” por parte de conductores. El lector denunció “el mal proceder de choferes de transportación de pasajeros, los cuales se apropian del dinero de la recaudación”. Preguntó, además, “¿cuándo se implementará un sistema de cobro del pasaje que impida estos hechos delictivos y el impago del pasaje, bastante generalizado?”
En una respuesta firmada por Angel Luis Fonseca, director general de Omnibus Urbanos Ciudad de La Habana, la empresa reconoció que “es cierto que situaciones como estas se nos han dado en va rias ocasiones, por lo que se han tenido que tornar medidas diversas, según lo establecido en el Decreto Ley 176/97, que versa sobre las diferentes medidas disciplinarias que pueden aplicarse”.
Fonseca escribió en su respuesta pública que “son insuficientes” las medidas contra conductas como “maltrato a los pasajeros, negación al servicio en las paradas establecidas, maltrato al equipo, incorrecto porte y aspecto, exceso de velocidad, apropiación del dinero del Estado y otras”. El nuevo sistema de gestión, según la prensa local, combinaría las “estimulaciones” monetarias, con multas a los conductores si incurren en medidas contra la disciplina laboral.
Como parte de los cambios aplicados por el gobierno en la economía, y que se iniciaron hace más de cinco años, se fundaron cooperativas no estatales que operan pequeños ómnibus arrendados por el Estado. El sistema de transporte público es estatal y hasta ahora, por concepto oficial, se mantuvo así.
No obstante, parece evidente que la rama exige más respuestas si se tiene en cuenta que, según datos oficiales, en 2013 se transportaba a sólo la mitad de los pasajeros que se movían por ese medio en la dé cada del 80 del siglo pasado.
http://www.clarin.com/mundo/Novedosa-mejorar-transporte-publico-Cuba_0_1184281648.html