Mateus Solano. El villano que conquistó Cuba a través de la TV

LA HABANA, 8 ene. Por: Karla Esquivel Báez Por primera vez para un medio de prensa cubano, el actor brasileño Mateus Solano comparte algunas interioridades de su carrera y su personaje antagónico en la pasada telenovela “Rastros de Mentiras”.

El horario de la telenovela siempre ha sido un momento estelar en la Televisión Cubana. De conjunto con las producciones nacionales, ya estamos acostumbrados a disfrutar de las propuestas del gigante suramericano y su cadena televisiva Globo. Con historias de época basadas en hechos reales, o modernas y costumbristas; cada telenovela brasileña que llega a nosotros es una invitación para reunir a la familia, sobre las 9 de la noche, frente al televisor.

Así como a las estrellas hollywoodenses y a los artistas del patio, los cubanos conocemos muy bien a los actores brasileños. Los hemos disfrutado en ésta o aquella historia; afrontando diversos matices, desde protagonistas hasta villanos; a algunos, incluso, los hemos visto crecer: antes en papeles de adolescentes obstinados, ahora como madres y padres de familia. Lo cierto es que los admiramos por las emociones que nos transmiten a través de sus personajes; seguimos sus carreras y nos alegramos cuando, en una nueva propuesta, podemos volver a disfrutarlos.

En gran parte del 2017, el espacio de la telenovela foránea lo protagonizó “Rastros de Mentiras”. Esta entrega, acorde a los parámetros esperados de un melodrama, satisfizo sobremanera a la audiencia. Variedad de historias dentro de un mismo producto audiovisual, riqueza en la construcción de los personajes, y una trama capaz de atrapar al espectador al cierre de cada capítulo, fueron los factores de éxito.

Más allá del resultado comercial, lo cierto es que el deleite con “Rastros de Mentiras” no hubiese sido el mismo de no ser por su más singular personaje: el antagonista Felix Courie, un homosexual reprimido y ambicioso, impulsado por los celos hacia su hermana para conseguir la aprobación del padre. Aunque le odiábamos en muchas ocasiones, no pudimos evitar reírnos con cada una de sus bromas y ocurrencias. Uno de los momentos álgidos en la trama fue cuando Félix y Nico, el rol que interpretaba Thiago Fragoso, protagonizaron el primer beso de una pareja homosexual en una telenovela brasileña. Es, sin dudas, un personaje entrañable que recordaremos por mucho tiempo.

Mateus Solano fue el culpable de esta excelente caracterización. Es así como, pensando en nuestros lectores, quisimos traerles una exclusiva entrevista con el actor que tanto nos hizo reír y rabiar, paradójicamente, a través de la pequeña pantalla este 2017.

Nacido en Brasilia el 20 de marzo de 1981, Mateus se formó en la especialidad de artes escénicas por la Universidad Federal de Rio de Janeiro. Debutó en 2003 en la miniserie “Línea directa”. En 2009 protagonizó la novela “Vivir la Vida”, donde encarnó a los gemelos Miguel y Jorge. Ha participado además en diversas producciones cinematográficas como “Línea de Pase”, “Confía en mí” y “El muchacho en el espejo”. En 2013 llega a “Rastros de Mentiras”, cuyo personaje le valió diversos reconocimientos en su país; como el Premio APCA, el Trofeo Imprensa y el Premio Quem al mejor actor.

• Cuéntanos cómo transcurre un día normal en la vida de Mateus Solano.

La vida de Mateus Solano es igual a cualquier otra, salvo la oportunidad de trabajar en lo que me gusta y la responsabilidad de hablar, a través de mi trabajo, con millones de personas todos los días.

• ¿Qué artistas han sido influencias, tanto nacionales como internacionales, para el desarrollo de tu carrera artística?

Son innumerables las referencias que he tenido a lo largo de mi carrera; por lo tanto, es muy difícil elegir entre una u otra. Internacionalmente, sin duda, Michael Jackson ha sido de gran relevancia en mi desenvolvimiento como artista. En Brasil son muchas las influencias, principalmente en la década del 70, donde hubo una efervescencia cultural en todo el mundo.

• ¿Cómo llegas a “Rastros de Mentiras” y que ha significado para ti el papel de Félix Courie?

Después de algunos trabajos en la TV, me surgió la oportunidad de hacer un personaje que, hasta entonces, era inédito en la teledramaturgia brasileña: un villano homosexual insidioso, pero al mismo tiempo muy bromista y divertido. Félix fue un personaje construido a muchas manos (las mías, de los directores, del preparador del elenco, del guionista) y, sin dudas, fue inolvidable en mi carrera; no solo por el éxito que significó, sino también por las discusiones tan importantes que suscitó en una sociedad cada vez más retrógrada como la brasileña. Este es para mí el mayor objetivo de un actor.

• La caracterización de Félix gustó tanto, más allá de la interpretación excelentemente lograda, por el cuidado hacia los detalles en la construcción de su personalidad. ¿La vis cómica que le destaca también es parte de Mateus Solano? ¿Cuánto del personaje pertenece al actor?

Creo que todos los personajes tienen parte del actor que los interpreta. Por lo tanto, mis personajes cargan características mías que resuelvo pincelar aquí o allá, de acuerdo con las necesidades de este o aquel papel. Y sí, soy muy bienhumorado y presté esa gracia para colorear al personaje de Félix, además de muchos otros.

• Gracias al impacto que tuvo el personaje, la ONG ONUSIDA te nombra su Embajador Nacional de Buena Voluntad. Esta epidemia ha cobrado la vida de millones de personas alrededor del mundo, y aun el principal desafío que afrontamos es el estigma y la discriminación. ¿Cuánto crees que se ha avanzado en materia de concientización y cuanto nos queda por enfrentar (en Brasil y en nuestro continente)?

Como Embajador de Buena Voluntad de ONUSIDA percibo, más que nunca, que el prejuicio puede matar. De muchos años para acá, parece ser una cuestión que sólo existe en el carnaval; y no debe ser de esta manera. El gran problema es la ignorancia: las personas han muerto mucho más por no procurar saber sobre la enfermedad que por la enfermedad en sí, porque puede ser tratada.

• ¿Hay algún personaje que te gustaría caracterizar a lo largo de tu carrera?

No tengo preferencia por algún personaje en específico; pero, sin dudas, siento predilección por los papeles complejos, que huyen de mi cotidianeidad: Cuanto más diferente de mí el personaje, más desafiante y placentero.

• ¿En qué proyectos te encuentras inmerso en estos momentos?

Actualmente estoy trabajando en la telenovela “Pega pega” y en la tercera temporada del humorístico “Nueva Escuelita del Profesor Raimundo”. En 2018, voy a estrenar en Brasil la película “Tal vez una historia de amor”; y debo llevar la pieza “Selfie” a Portugal.

• El Félix del “Rastros de Mentiras” es un personaje peculiar para el pueblo cubano. Muchas de sus frases, formas de expresión y chistes ya forman parte de nuestra jerga popular. ¿Quisieras enviar un mensaje a todas las personas que te siguen y admiran en la Mayor de las Antillas? ¿Te gustaría trabajar un día en una producción cubana?

No tengo palabras para describir mi alegría al saber que el pueblo cubano, una tierra sobre la que leo tanto (soy gran fan de Leonardo Padura y Pedro Juan Gutiérrez), aprecia mi trabajo. Aquí está mi abrazo cariñoso para todos los espectadores cubanos. Y sí, tengo muchas ganas de trabajar un día en Cuba o en una producción cubana. Espero, por lo menos, conocer algún día su país.