Más de medio millón de cubanos viajan al extranjero en 2016

 Más de medio millón de cubanos viajan al extranjero en 2016LA HABANA 31 julio (EFE) Cuba registró un total de 723.844 salidas al extranjero de residentes en la isla durante el año 2016, lo cual duplicó la cifra de viajes de 2013, año en que entró en vigor la reforma migratoria aprobada por el gobierno que elimina el permiso de salida obligatorio para los cubanos.

Entre 2013 y 2016 más de 670.000 ciudadanos cubanos viajaron al exterior, y el 78 % lo hizo por primera vez. En tal sentido, solo un 9 % emigró definitivamente, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), publicados por el diario Juventud Rebelde.

Aunque el artículo no se refiere a los cubanos que han decidido repatriarse, esta nueva tendencia registró a un total de 14.000 personas en 2016 que optaron por retornar y residir de manera permanente en el país.

Con la nueva política migratoria aprobada a finales de 2013 e implementada a partir de 2014, Cuba permite la repatriación de las personas nacidas en el país que perdieron su residencia tras asentarse en el extranjero.

La cifra de cubanos que fijaron residencia en la isla durante el pasado año es superior al total de personas que decidieron hacerlo entre el 2013 y 2015, y la mayoría de ellos son personas que habían emigrado a Estados Unidos, según indicaron especialistas de la ONEI durante una reciente comparecencia en la televisión estatal.

“Son (cubanos) de todas las edades y de ambos sexos, aunque hay una preponderancia de personas mayores a los 50 años. Estas cifras develan una de las tasas más altas de los últimos años, cuya tendencia se mantiene en el 2017. Se trata de cubanos reasentados y de extranjeros”, precisó el director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI, Juan Carlos Alfonso Fraga.

La reforma migratoria de 2013, una de las principales medidas aprobadas por el Gobierno de Raúl Castro desde su llegada al poder en 2008, puso fin a una restrictiva política de décadas que obligaba a los cubanos a solicitar un permiso especial para viajar al exterior, lo que implicaba complicados y costosos trámites.

Esa reforma también amplió el tiempo que un cubano puede permanecer en el extranjero sin perder la residencia en el país, que pasó de 11 a 24 meses, mientras que el tiempo permitido de visita a la isla de cubanos emigrados creció de 60 a 90 días.