Marruecos presenta a su primer embajador en Cuba en 38 años

Marruecos presenta a su primer embajador en Cuba en 38 añosLA HABANA, 30 jun (EFE).- El nuevo embajador marroquí en La Habana, Boughaleb El Attar, presentó hoy credenciales al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, lo que le convierte en el primer embajador del país africano en la isla desde que ambos rompieran relaciones en 1980 y las hayan restablecido el año pasado.

El Attar mostró su acreditación junto con los nuevos jefes de misión de otros ocho países -Eslovaquia, India, Jamaica, Kenia, Laos, Mozambique, Panamá y Portugal- en una ceremonia múltiple en la Plaza de la Revolución de La Habana, informó la estatal Agencia Cubana de Noticias.

Los recién nombrados embajadores en Cuba depositaron ofrendas florales ante el Monumento a José Martí, héroe nacional del país caribeño, al final del evento, según la agencia.

El nombramiento del embajador marroquí en la isla llega más de un año después de que en abril del año pasado los jefes de misión de ambos países en la ONU firmaran un acuerdo para restablecer sus relaciones diplomáticas tras 37 años de ruptura.

El rey Mohamed VI ordenó entonces la apertura de una embajada marroquí en La Habana, una de las pocas capitales latinoamericanas donde Marruecos no tenía representación.

Poco antes, el monarca alauí había pasado unos días en Cuba de vacaciones junto a su familia, en una visita privada de la que no se difundieron imágenes.

Las relaciones entre ambos Estados estaban rotas desde 1980 por decisión del Gobierno de Rabat como respuesta al reconocimiento cubano de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Cuba mantiene una postura de “solidaridad” con “la justa causa del pueblo y el gobierno” de la RASD, que reivindica la independencia de la antigua colonia española del Sahara Occidental, cuyo territorio ocupa Marruecos.

La isla caribeña mantiene colaboración con las autoridades del Frente Polisario -movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental- en áreas como la salud y educación, con médicos y maestros en los campamentos de refugiados saharauis, además de otorgar becas a jóvenes saharauis para que estudien en el país caribeño.