Los cubanos están regresando a la isla, pero dejan una puerta abierta

 havana-live--emigradosLA HABANA, 3 Septiembre (AFP PEDRO MANUEL OTERO)  Amy Torralbas, una de las miles de cubanos que emigraron en la década del 2000, acaba de abrir un sobrio restaurante en La Habana bajo el sugestivo nombre de “Otramanera”, aprovechando las reformas de Raúl Castro que estimulan el retorno.

Hablando de su esposo Álvaro Diez, un espigado español entendido en alta cocina, Torralbas contó a la AFP: “Empezamos a soñar con un proyecto común, un negocio propio, y qué mejor lugar que en mi tierra, donde queda mucho por hacer”, dijo. Salió de Cuba en 2005 “porque quería experimentar, conocer otras culturas (…) y aprender a vivir sola”, dijo esta mujer de 29 años desde su local ubicado en la casa materna en Miramar, oeste de La Habana.
“En Cuba había nuevas aperturas, como que te lo ponen todo en bandeja”, señaló Amy, que decidió volver después de siete años “fantásticos” en Barcelona, España. Atraídos por las reformas que permitieron los pequeños negocios privados, la compra-venta de casas y autos y las flexibilizaciones migratorias, algunos emigrados comenzaron a regresar.
Hasta el 2010 sólo podían repatriarse los que tenían permisos especiales o los casos humanitarios, pero aún quedan exceptuados los involucrados en hechos armados. La normativa que fija las bases del retorno fue definida en la reforma migratoria de 2013. Los que retornaron son unos 1.000 al año, según informó en 2012 la oficina de Inmigración y Extranjería.
En 2012 emigraron más de 46.000 cubanos a otros países. “Varios amigos o conocidos que salieron en los 80, 90 e inicios de los 2000 regresan”, dijo la escritora Wendy Guerra en su bitácora personal, Habáname. Aunque no hay estudios al respecto, Antonio Aja, director del Centro Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana ubica dos grupos principales.
“Algunas personas que ya están en edades de retiro y que quieren vivir de su jubilación en Cuba (…) y el otro son personas jóvenes,menores de 40 años y con algún oficio, que han emigrado en los últimos cuatro o cinco años, y que no han encontrado exactamente lo que estaban buscando y regresan”, expresó. La actriz Claudia Rojas (42 años) vivió más de 15 años en México y España. A su éxito inicial en la película cubana “La vida es silbar” (1999), sumó actuaciones reconocidas en las españolas “La novia de Lázaro” (2002) y “90 millas” (2005). “Mi vida la hice prácticamente en el extranjero”, dijo la actriz a la AFP.
Rojas terminó un guión de ficción, “Repatriación”, que mezcla historias de mujeres que regresan y tal vez sea la primera película lésbica del cine cubano. Tras su retorno dirige proyectos propios de cine independiente. “Regresé para estar más cerca de mí misma”, añadió esta mujer de pelo canoso, sentada en una hamaca en la terraza de su apartamento en el barrio del Vedado.
Artistas cubanos establecidos en otros países por años, regresan para reinsertarse con éxito en la isla. Son los casos de los músicos Kelvis Ochoa, Decemer Bueno, Raúl Paz y más reciente de Issac Delgado, quien había salido en 2006. “Yo nunca me fui de Cuba, yo soy parte de la música cubana”, dijo Delgado (51 años) a la AFP. Opinó que artistas extranjeros viven fuera de sus países y “nadie les llama emigrados”. “Viví fuera de Cuba y ahora regresé para tocar aquí”, añadió. Paz cerró el sábado la temporada cultural de verano con un concierto en el teatro Karl Marx ante unas 4.000 personas. “Gracias Cuba por dejarme regresar”, dijo desde el escenario. La gran mayoría regresó con residencia o ciudadanía de otros países, a los que podrían retornar si sus proyectos fueran mal en la isla.
Algunos hicieron viajes exploratorios previos, como Torralbas y Rojas, que contribuyeron al proceso de readaptación. La reforma migratoria favorece por primera vez en medio siglo una “emigración circular”, pues ya los inmigrantes no pierden sus bienes y desapareció la categoría de “emigrante definitivo”, según especialistas.
“Es un proceso muy dinámico, hay que seguirlo porque puede ser que en estos momentos retornaron, pero no hay nada que les impida que en un año y pico estén recogiendo otra vez y vuelvan de nuevo al lugar de donde vinieron”, dijo Aja. “Uno tiene que estar donde está bien (…). Me siento cubana, me encanta mi país, pero no estoy anclada a ningún sitio”, dice de su lado Torralbas. El músico Manuel González, “El Médico de la Salsa”, regresó a Cuba en agosto de 2013, de donde había salido en 2001.
Unos meses después retornó a Miami, Estados Unidos. “Creo que esta situación es normal, virtualmente forma parte del proceso hacia la normalidad”, dijo a la AFP el ex diplomático y académico Carlos Alzugaray.