Los altos precios de los agromercados en la voz popular de La Habana

havana-live-mercadoLa Habana 28 marzo (Ibet García y Yusmali Hernández) Dando seguimiento a la investigación sobre los precios en los agromercados arrendados en La Habana, Radio Reloj recorrió unidades en la capital cubana en busca de opiniones de la población, las cuales coinciden en un mismo punto: el alto monto de los productos que allí se expenden. Así lo confirma la anciana Nereida Ortega, vecina del capitalino municipio de Plaza de la Revolución, quien manifiesta que en los últimos días se han incrementado los precios de algunas mercancías, como vegetales y hortalizas, cuya calidad no siempre está presente.
Para Clara Benítez, jubilada del municipio Playa -este de La Habana- , resulta paradójico que a más oferta, más se disparen los precios, incluso ya no existe diferencia entre una temporada alta o baja de determinada vianda o legumbre; en todas las épocas el monedero se vacía. En comparación con otros mercados arrendados, el ubicado en las calles de 5ta. y 6, en el barrio del Vedado, se diferencia por precios más bajos, calidad de los productos y un trato amable.People In Cuba Tablilla de precios en ascenso Para Rigoberto Sánchez acompañar la comida con una ensalada de estación se ha vuelto tan difícil como viajar a la luna y es que los precios están por los cielos, asegura ese vecino del municipio habanero del Cerro. Agromercado en La HabanaEs verdad que la tablilla de los agromercados contiene más cantidad de productos, pero los precios a veces superan lo que uno puede pagar, añade Migdalia Peña, clienta del mercado La Primera, en las calles 19y 42, en el municipio Playa. Afirma Nelida Figueredo, en El Vedado, que con las nuevas medidas en los agromercados creció la oferta y mejoró muchísimo el surtido y la calidad de los productos, pero sus elevados precios no están al alcance de la mayoría de los cubanos. Un hombre de campo como Roberto Menezes advierte que los frijoles, tan indispensables en la mesa del cubano, no bajan de 16 pesos (CUP) la libra, mientras las gustadas frutas son maduradas a la fuerza con productos tóxicos.