Los 495 de La Habana: pensando en el aniversario 500

habana-live 495 La celebración comienza en la noche del 15. La salida de las mazas del Cabildo en una procesión que encabeza Eusebio Leal, las palabras del Historiador en el Templete y luego las vueltas a la ceiba: tres deseos, uno en cada vuelta. El árbol recibe en estos días el toque y los golpes de miles de manos, abrazos, miles de besos, deseos y pedidos en medio de rezos…

LA HABANA, 17 Noviembre  “La Habana es una ciudad bella”, reafirmó su Historiador, Eusebio Leal, durante el tradicional acto por el aniversario de la urbe, la noche del sábado en el Templete -sitio fijado históricamente como fundacional de la villa en noviembre de 1519-, donde destacó el paso de tantos fotógrafos, artistas y escritores por la capital cubana, que inspiró a todos y fue escenario de muchos romances.

Haciendo un aparte en su discurso, explicó por qué los niños pioneros que le acompañaban se turnaban para sostener las mazas del Cabildo, una de las señas de la procesión que encabeza el Historiador hasta el Templete cada aniversario: la razón -dijo Leal- es el peso (son de plata maciza), un peso tan grande -continuó- como la responsabilidad de todos los habaneros para con la ciudad.

Días atrás, en un encuentro en que mostró a la prensa los resultados de la Oficina del Historiador en el período 2013-2014, Leal afirmó que “estoy feliz de que celebremos el aniversario 495 de la vieja Habana y no el 500, porque eso nos da margen para trabajar duro estos cinco años que restan en arrebatarle terreno a la desidia y la destrucción”.
Algunas de las obras que marcan hoy la actividad de la Oficina del Historiador -dedicada a la restauración patrimonial y al desarrollo económico y social de La Habana Vieja- representan un esfuerzo estratégico y una notable inversión, entre ellas la recuperación del Capitolio, la reconversión del puerto de La Habana y la renovación de las redes técnicas soterradas en el municipio (agua, electricidad, gas y fibra óptica), con una muy alta densidad poblacional.

La noche del sábado -poco antes de que miles de personas comenzaran la vieja tradición de dar tres vueltas a la ceiba del Templete, una de las celebraciones por el cumpleaños de la urbe- Eusebio Leal volvió sobre el tema al decir que “prefiero que el aniversario 500 de La Habana se celebre en el año 2019 para que tenga la posibilidad la nación y la ciudad de asumir su responsabilidad con un símbolo tan importante, tan representativo, tan famoso como es La Habana de cara al mundo”.

“Si La Habana es símbolo de prevalencia, de resistencia y símbolo histórico de una nación, no es posible presentar la ciudad para la fiesta cuando una parte de ella está llena de ruinas o venida a menos, o descuidada o empobrecida o maltratada. Desde este momento las condiciones van a ser más favorables”, añadió.
Tras recordar que en la capital están actualmente “las mejores bibliotecas, los más importantes museos, los centros culturales”, pidió que “no se desmaye en el esfuerzo, que se continúe restaurando”.
Según informó el Historiador en su encuentro con la prensa este mismo mes de noviembre, en 2013-2014 la Oficina reparó y devolvió a la actividad 20 inmuebles (edificios familiares, negocios, almacenes, centros culturales), entre ellos el legendario teatro Martí (cuna del bufo en Cuba), el Sloppy Joe’s bar, el mariposario de la Quinta de los Molinos y el antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco, reabierto como cervecería artesanal y parte del proceso de reconversión del puerto viejo, que en un futuro trasapasará sus funciones mercantiles al nuevo puerto de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

También fueron abiertos en vísperas de la celebración del aniversario 495 el Palacio del Segundo Cabo -uno de los edificios coloniales que rodean la Plaza de Armas, a pocos metros del Templete, que “será próximamente un museo de los más interesantes que tendrá el país”- y el paseo marítimo paralelo a la antigua Alameda de Paula, también parte del proyecto en la zona portuaria.
Para 2015 se planea abrir junto al paseo marítimo de la Alameda de Paula un paseo flotante -entre el Almacén de la Madera y el Tabaco y el Muelle de Luz, que será una moderna terminal para las lanchas de la bahía-, y concluir las obras de redes soterradas y un paseo vehicular que une a la plaza de San Francisco y la Alameda.
http://www.cubacontemporanea.com/noticias/11752-los-495-de-la-habana-pensando-en-el-aniversario-500#sthash.sp0cIYlA.dpuf