La privacidad en las zonas wifi ¿ficción o realidad?

 La privacidad en las zonas wifi ¿ficción o realidad?LA HABANA,  6 dic. (ACN) La privacidad en las zonas wifi habilitadas por la Empresa de Telecomunicaciones de Etecsa en Cuba constituyen un tema polémico para muchos internautas, quienes ven invadidos su intimidad familiar ante la mirada acuciosa de no pocos curiosos.

Esta alternativa, aplicada por Etecsa desde el año 2015 en todo el país, y de gran acogida por la sociedad cubana parte de los propósitos de facilitar a la población el acceso a esa gran autopista de la información y las comunicaciones que es Internet.

El problema aparece cuando los buenos hábitos que acompañan los principios básicos de la educación formal desaparecen entre pretextos que más allá de lo absurdo constituyen muestras de falta de educación formal.

“El parque es de todos”, “si no quieres que los demás se enteren no vengas a conectarte”, y muchos más constituyen algunas de estas ofensas ante la recriminación de alguno de los conectados, aseguró a la Agencia Cubana de Noticias Yanet Pérez, joven holguinera.

Afirmó que en varias ocasiones ha sido testigo de personas que se entrometen sin ningún pudor en las conversaciones de otros y cuando estos reaccionan negativamente, se defienden con frases como estas, lo cual impide que uno se sienta completamente a gusto tratando temas personales en estos lugares.

Osniel Moreno, estudiante de contabilidad en la Universidad de Holguín considera que también hay que tener presente que muchas veces las personas se encuentran aglomeradas en pequeños espacios, lo mismo por protegerse de la lluvia que del sol y uno termina escuchando aunque no quiera.

Por su parte Ramón del Río aseguró que solo visita estos espacios ante necesidades de mucha urgencia y si tiene que hablar con amigos y familiares desde la popular aplicación “Imo”, trata de hacerlo en los momentos de mayor discreción, pues es enemigo de esta falta de intimidad.

Aun cuando es cierto la característica pública de estos lugares también lo es el derecho a la privacidad y cada persona es responsable, tanto de no invadir el espacio de otro como de cuidar el suyo propio.

Como bien dijera el destacado filósofo Immanuel Kant “…tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él”.