La obsesión de llegar a la punta oeste de Cuba

La obsesión de llegar a la punta oeste de CubaLA HABANA, 24 mayo Creo que no me confundo si digo que a la mayoría de los que viajamos por tierra, nos obsesiona ligeramente llegar a tocar los extremos de los sitios; de los países, continentes o, como en este caso, de las islas.

Si miras el mapa de Cuba con esa premisa, el viaje invita a recorrer la isla de oeste a este, o viceversa. Y así es como me dispongo a hacerlo.

Parto de La Habana dirección oeste, con la mirada puesta en el Cabo de San Antonio y en el faro Roncalí, la punta más oriental de la isla. Atrás dejo una ciudad de la que apenas he conocido una ligera capa superficial y que me deja con ganas de mucho más.

Pero el viaje ha de continuar, Cuba es muy grande y el tiempo en esta ocasión está limitado. Dentro de un mes zarpa el barco que me trajo y la única forma económica de salir de la isla con mi moto.

Una vez más, el único plan es que no hay plan, así que me dirijo sin rumbo predefinido hacia el oeste, dejándome llevar por las conversaciones con los lugareños y los días largos de moto.

Pero para cumplir con mi objetivo y tocar la punta más oeste de Cuba, he de atravesar la Península de Guanahacabibes, declarada como Reserva de la Biosfera por la Unesco y quizá el lugar más salvaje de toda la isla.

Entrar en la reserva solo y con mi propia moto, no está permitido. Bueno, en principio…
(http://www.lavanguardia.com)