“La Habana sin Fábrica de Arte sería un lugar más triste”

havana-live-m-alfonsoLA HABANA, Junio 19 M.Alfonso, cantante cubana y encargada de relaciones públicas de FAC conversó con CubaSí sobre el proyecto que, dos años después de creado, ha mostrado lo oportuno de su existencia.

Fabrica de Arte Cubano (FAC) ha sido un proyecto que, liderado por la familia Alfonso- todos músicos que constantemente se plantean una revolución en su obra-, ha conseguido atrapar a una gran mayoría de la juventud habanera.

Lo que empezó hace unos años en Pabexpo como una serie de conciertos que siempre nos proponía algo más, creció tanto que hoy ese algo más se convirtió en un concepto muy bien pensado de cómo hacer cultura y compartirla con los demás en un ambiente de sana diversión.

La música, las artes plásticas, el diseño, la danza o el cine son los protagonistas estelares de ese lugar, ubicado en el barrio del Vedado. FAC es una verdadera fábrica en la que se funden todas las manifestaciones de la creación; es un espacio dedicado especialmente al desarrollo cultural con un énfasis en la comunidad y en los noveles proyectos artísticos.havana-live-FAC

FAC es un proyecto que aún está formándose, “es un experimento”, dice la intérprete. “Siempre podrá haber críticas y para nosotros es algo constructivo. De cualquiera manera eso ayuda a la promoción, porque quiere decir que estamos en la boca de la gente y en mi opinión es muy bueno fomentar el debate, abrir discusiones.”

“Yo digo que La Habana sin Fábrica de Arte sería una lugar más triste, porque este es un proyecto que ha apoyado mucho a los artistas emergentes y a artistas de la plástica que estaban olvidados.” “Fábrica es un proyecto del Ministerio de Cultura”, aclara M, que nunca se han desvinculado de las instituciones cubanas, al contrario, trabajan en conjunto con ellos.

Muestra colectiva fotográfica "Nadie sabe lo que puede un cuerpo", en la  Fototeca (Nave 2) , en la Fábrica de Arte Cubano, en La Habana,  Cuba, el 22 de marzo de 2015.    AIN  FOTO/ Roberto  MOREJÓN RODRÍGUEZ/ rrcc

Muestra colectiva fotográfica “Nadie sabe lo que puede un cuerpo”, en la Fototeca (Nave 2) , en la Fábrica de Arte Cubano, en La Habana, Cuba, el 22 de marzo de 2015. AIN FOTO/ Roberto MOREJÓN RODRÍGUEZ/ rrcc

FAC solo tiene dos años, y como todo proyecto experimental aún está creciendo, comenta ella. Trabajar cada mes en mejorar todo lo posible es una máxima para la familia Alfonso y los involucrados en esa empresa cultural.
“Es un sitio que ofrece mucho al público cubano. Estoy convencida de que la mayor parte de la población lo agradece. Para nosotros eso es lo importante”, asegura.

La respuesta de los jóvenes cubanos hacia FAC ha sido muy positiva y eso demuestra que los presupuestos estéticos del proyecto están bien fundamentados. En cuanto al tema de precios de los productos gastronómicos que se comercializan en FAC, ¿cuál es tu opinión?
¿Eso es algo que deciden ustedes?

¿Crees que se corresponden con el poder adquisitivo de los cubanos?
Habría que criticar a todos los bares que hay en La Habana y hacer una especie de regulación para que todos tengan el mismo precio. No estamos haciendo nada nuevo.
El gobierno cubano dio la posibilidad de hacer negocios privados y competimos unos con otros, pero los precios son iguales en todas partes. Hablar de ello sería como matar al mensajero. El problema no son los precios de Fábrica de Arte.

Fábrica de Arte es un centro cultural en el que coexisten varios puestos de venta privados, pero la gestión es del gobierno. Nosotros trabajamos con el Ministerio de Cultura y funcionamos como El Sauce o el Bertolt Brecht.

La Virgen de La Fábrica,  obra del artista cubano Moisés Finalé , en la fachada  de La Fábrica de Arte, en La Habana, Cuba, el 29 de mayo de 2014. AIN FOTO/Roberto MOREJÓN RODRÍGUEZ/rcc

La Virgen de La Fábrica, obra del artista cubano Moisés Finalé , en la fachada de La Fábrica de Arte, en La Habana, Cuba, el 29 de mayo de 2014. AIN FOTO/Roberto MOREJÓN RODRÍGUEZ/rcc

Fábrica es un experimento que, estoy segura, les abrirá las puertas a muchos más artistas. Si la formula de FAC funciona y es positiva dentro de la sociedad, en el futuro habrá aun más Fábricas.

¿Ustedes han pensado trasladar este experimento a otras provincias de Cuba?
Sí, el Ministerio nos lo ha planteado. Pero no hemos concretado porque la FAC de La Habana todavía está en pañales. Estamos intentando mejorar este espacio que tenemos, que se planteó de una manera inicial y hemos logrado mucho de eso. La idea que surgió en Pabexpo se ha convertido en una fábrica de tres pisos, a la que vienen muchísimas personas cada semana.

¿Cómo asume FAC la programación artística ante la demanda de creadores que no son de La Habana?
Mi padre, Carlos Alfonso, es quien hace este trabajo. Y una de las cosas más lindas de Fábrica es que tiene de todo: jazz, rock, música clásica… va de un lado a otro. Igual sucede con la danza y demás manifestaciones artísticas. Cada lunes mi padre recibe propuestas de todo tipo y los proyectos noveles con calidad tienen allí su espacio.havana-live-fabrica-de-arte-cubano

Nosotros estamos abiertos a cualquier cosa. Quizás no haya otro centro como el nuestro, con la capacidad de escuchar lo nuevo que surge. La gente tiene derecho a plantear ideas a las instituciones y defenderlas. No solo nosotros podemos.
Si hay alguien en otra provincia que intenta hacer una Fábrica de Arte, estoy convencida de que las instituciones estarán abiertas a realizarlo. Eso es lo que nos hace falta, gente revolucionaria de ideas, que se propongan nuevas cosas.

¿Aunque queden cosas pendientes, se puede decir que la familia Alfonso está satisfecha con Fábrica de Arte?
Estamos súper felices. Estamos muy involucrados cada día en nuestro trabajo. Creo que la gente debe plantear siempre lo que piensa. La polémica y las críticas que puedan surgir son siempre válidas para mejorar nuestro trabajo.