La Habana fumando espera

 havana-live-festival-habaneroLA HABANA, 23 FEb. Desde hoy 23 hasta el 27 de febrero se celebra en La Habana la XVII edición del Festival del Habano.

Conseguir un taxi, una habitación en un hotel de lujo o cambiar un billete de avión en estos días puede ser complicado. La ciudad está nublada por los fumadores.
Este año el evento hará homenaje especial a dos importantes marcas: Montecristo y Romeo y Julieta. En la celebración dedicada a los puros premium se dan cita todos aquellos fumadores, restauranteros, maestros roneros, torcedores, cultivadores estrella y empresarios relacionados con el universo tabacalero.

El maridaje entre el tabaco y el ron es parte importante de esta fiesta y, tanto en las cenas, como en los actos de celebración surgirá siempre en espíritu de estos dos elementos muy bien combinados.
Maryla Delgado, vendedora estrella de puros en Cuba. Maryla Delgado, vendedora estrella de puros en Cuba. Coctel de bienvenida, visitas a las plantaciones de Vuelta Abajo en Pinar del Río, cena de gala, visitas a las más célebres casas de tabaco habaneras, seminario internacional, feria comercial asociada, concurso internacional Habanosommelier y diversas cenas de fumadores en paladares y restaurantes privados de la ciudad forman para de las actividades ya programadas.

En años anteriores asistieron a estos rituales del tabaco personalidades tales como Jerome Airon, Joaquín Cortés o John Malkovich.
Todo esto estará ocurriendo desde ya entre los altos salones del tabaco habanero y los campos pinareños, pero en el barrio de Miramar, específicamente en la graciosa tienda La Casa del Habano en El Meliá Habana, una joven vendedora de nombre Maryla, asegura: “durante todo el año vendemos muchísimos puros, pero durante el evento -con la fiebre de tabacos- aquí se pueden recaudar (a diario) entre 6 mil y 25 mil cuc”.

En este exclusivo espacio cuentan con expertos que, como Maryla, dominan varias lenguas y han pasado cursos sobre las características endémicas de la hoja cultivada y torcida en Cuba.
La gracia de Maryla y su modo de enamorar con el humo, su cuidado, agudeza y eficacia al contestar rápidamente todos los reclamos de los fumadores mientras no se permite ver apagado un solo puro, nos recuerda que no basta con programar un festival, necesitamos personalizar el espíritu de una cultura que encarna el sentimiento de un país.

El miércoles 25 en esta tienda ocurrirá una subasta y exposición de pintura a cargo del maestro Roberto Fabelo y otros artistas visuales. Vemos a pocos jóvenes cubanos fumando puros, desde que se eliminó la cuota de tabacos de la venta mensual en la libreta de abastecimiento, fumar tabaco es considerado aquí un verdadero lujo.

¿Se está perdiendo la fuma en la tradición popular? No hemos dejado de ver a las viejitas mascar tabaco mientras planchan y tampoco a un guagüero manejar mientras expulsa el humo aferrado al enrome timón. El Babalawo se pregunta “algo”, puro en mano, frente a los caracoles y su fe. Amanece.

Nos despierta la humareda de los viejos carros, el temprano aroma de los fumadores buscando moverse por la ciudad inmóvil, los turistas perdidos en el hollín de los portales al amanecer, la ansiedad de los recién llegados … y el mar, siempre el mar penetrando poderosamente la encantadora ciudad de sal, luz y ceniza ámbar, las heces del café, el humo de la última ciudad que fuma, la ciudad chimenea, la ciudad que posa y nos recuerda: La Habana fumando espera.
http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/habaname/2015/02/23/la-habana-fumando-espera.html