La Covacha: Una cita con Omara Portuondo

La Covacha: Una cita con Omara PortuondoLA HABANA, 29 mar. (Por: Yanelys Hernández Cordero) La Covacha: Una cita con Omara Portuondo La música y la gastronomía son dos artes que parecieran distantes la una de la otra; sin embargo en La Covacha se conjugan, logrando una armonía capaz de dejar satisfecho al cliente más exigente.

Aproximadamente a 3 km del Aeropuerto Internacional José Martí y ubicado en Calle 229 #21017 e/ 210 y 216, Fontanar, el restaurante materializa un antiguo sueño de Omara Portuondo. La destacadisima intérprete cubana de fama internacional, desde los años 80 ideó el proyecto de La Covacha; en sus inicios lo veía como un sitio para vender postres caseros y comida típica, aunque resultó un poco más abarcador.

Sus ofertas gastronómicas, no solo incluyen la elaboración de tradicionales platos cubanos, repostería y una coctelería con nombres inspirados en el Cuarteto Las D´ Aida; sino que la presencia de la experimentada chef Maydi Morejón los hace poseedores de una cocina de autor con estilo gourmet.

La historia familiar, la tradición y sobre todo la trayectoria artística de “La Novia del Feeling” son la esencia del establecimiento. Según afirma Ariel Jiménez, hijo de la anfitriona, “el decorado recrea visualmente varias décadas de la vida de Omara, donde lógicamente se exalta su presencia en un suceso musical conocido como Buena Vista Social Club”.

Desde la llegada al lugar nos rodeamos de una decoración alegórica a la cultura cubana en varias de sus manifestaciones donde la música ocupa un espacio protagónico. Además, en el establecimiento se sostiene el principio de escuchar música tradicional y canciones de la propia Omara, aunque también se reproducen propuestas contemporáneas.

Tampoco pueden obviarse la plástica y la fotografía, presentes a través del mural a la izquierda de la entrada y de las imágenes de ella junto a Elena Burke, Moraima Secada y su hermana, Haydé Portuondo.

La invitación permanente para alguna que otra presentación de la también conocida como “La sonera mayor” es otro de los atractivos, sobre todo para los amantes de sus sentidas interpretaciones; quienes podrán disfrutar en vivo de la calidad y la pureza de una voz que se conserva hermosa a pesar del paso del tiempo.

Y aunque han transcurrido solo 5 meses desde la inauguración de La Covacha, se han realizado varias presentaciones de Omara, así como de otros invitados. Y es que La Covacha no solo atrae a clientes deseosos de un buen servicio, sino también a figuras de nuestra música y en sentido general a personalidades de la cultura nacional e internacional, así como a jóvenes talentosos que comienzan su carrera.

Esta extraordinaria mujer, que se confiesa eterna admiradora de Arsenio Rodríguez, Isolina Carrillo, Ernesto Lecuona, entre otros; llega con su andar calmado a La Covacha. Le da su toque personal al restaurante adornándolo con girasoles porque, según confiesa, le gustan mucho y reafirma “duran más que las rosas”.La Covacha: Una cita con Omara Portuondo
La “Srta. Omara Brown” también le da nombre a varios platos y cócteles del restaurante. Precisamente, así se nombra el mojito de la casa que adquiere un color marrón, haciéndolo uno de los tragos más exóticos del lugar. Por su parte, la Piña Colada “Omara Zu” en su presentación mantiene la base de la fruta, lo que le aporta más naturalidad y cubanía a la propuesta coctelera. Pero el bar no estaría completo sin el auténtico “Tule city” o “El Covachazo”, trago principal.

Entre las ofertas gastronómicas, destaca el entrante de tartar de atún con un crujiente de papel de arroz y una salsa de tamarindo. Para los amantes de los productos marítimos, el principal de pescado en salsa de limón con vegetales salteados y almeja será una fiesta para los sentidos. Sin embargo; Omara -y nosotros- elige la ropa vieja, que además de ser su comida preferida, es una de las elaboraciones más demandadas por los clientes.

En cuanto a los dulces ya es más difícil la elección de “la Diva”, pues el flan (recomendación especial de Havana Live) compite con otras apetitosas propuestas como “El postre Covacha” que consiste en un coulis de piña con jengibre, fruta bomba confitada con brandy y miel, una emulsión de queso crema y crujiente de queso.

Con su moño, sus labios rojos, su eterna sonrisa y sus chistes a destiempo; se cataloga “un escorpión a todo su esplendor”. Su personalidad mucho tiene que ver con el hecho de haber nacido 9 días después del 20 de octubre (Día de la Cultura Nacional) y en el seno de una familia que ella misma describe como “musical”.

La versatilidad que la distingue dentro del panorama artístico, pasando de un estilo a otro (feeling, jazz, nueva trova, canción tradicional cubana, son, danzón, bolero, habanera) ha devenido en aplausos y fama para esta mujer que a sus 87 años mantiene más viva que nunca su modestia. Ya casi terminaba nuestro encuentro cuando se refiere a su experiencia en el escenario junto a Ignacio Villa “Bola de Nieve”, Benny Moré y otras figuras ilustres que han dejado huella en su memoria y su trabajo.

Despedirnos de La Covacha y de su estrella no fue tarea fácil después de intercambiar durante horas historias, sentimientos y buenos platos. Sin embargo, la idea de compartir otra cena o aquel exquisito cappuccino con Omara Portuondo en ese pedacito de auténtica Cuba, siempre nos invitará a regresar: ¡y así lo haremos!

Citas:
Un restaurante temático que te hará viajar acompañado de buena música y excelente comida