Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana

Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana LA HABANA, 26 mar. (Univision) La cubana Marta Llanes ha pasado un año criando dos chimpancés en su apartamento en La Habana. Dice que los extrañarácuando regresen al zoológico de La Habana y se preocupa por su futuro. Los chimpancés criados por humanos tienen dificultades socializando con los suyos.

Una bióloga de 62 años del zoológico de La Habana, Marta Llanes Torres, se ha pasado el último año criando dos crías de chimpancés en su apartamento de un 5º piso en La Habana como si fueran sus propios hijos.

Pero esta situación está llegando a su fin.

Con un año de edad, los chimpancés, el medio hermano Anumá y su media hermana Ada, ya son demasiado difíciles de manejar para su cuidadora. Aunque son adorables, Llanes planea regresarlos pronto al zoológico de La Habana.

Llanes acogió a los chimpancés porque sus madres no los quisieron amamantar, algo que no es inusual cuando viven en cautiverio. Es un trabajo de tiempo completo, y Llanes es algo así como una experta. Anumá y Ada son los chimpancés número 35 y 36 que ella ha atendido.

La bióloga le permitió al fotógrafo Enrique de la Osa reflejar el progreso de los chimpancés en el transcurso de los últimos 12 meses durante visitas regulares a su casa.

A diferencia de perros, gatos y otras mascotas, Anumá y Ada dependen de Llanes para todo y no pueden ser abandonados a su suerte. Ella les cambia los pañales, prepara todas sus comidas y organiza la hora de dormir.

Los chimpancés duermen con Llanes en su cama, pero Ada, la más inquieta de los dos, sólo necesita cinco horas cada noche y normalmente se despierta a las 5 a.m.

“Es preciosa, pero muy maldita”, dijo Llanes, en una reciente entrevista telefónica a media tarde. “Ahora está golpeando a Anumá, que está tratando de dormir. Quiere que juegue con ella”.Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana

A la edad de un año, los chimpancés ya están físicamente fuertes y pueden ponerse agresivos, por lo que deben regresar al zoológico. Como se separaron de sus madres a edades tan tempranas, no se reconocen unos a otros.

“Es relativamente fácil para una persona criar un bebé chimpancé, muy similar a criar un bebé humano”, dijo el director de comunicaciones del zoológico de Miami, Ron Magill. “Sin embargo, una vez que el chimpancé comienza a madurar y desarrollar su fuerza natural (cuatro veces mayor que la de un ser humano), se vuelve inmanejable y de hecho peligroso”, añadió. Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana Un bióloga que cría chimpancés en un apartamento de La Habana