Inversiones extranjeras no son un “mal necesario”

el-ministro-de-comercio-exterior-e-inversion-extranjera-de-cuba-rodrigo-malmiercaLA HABANA, 2 ABR Por Francisco Forteza (ANSA) El gobierno cubano negó que las inversiones extranjeras sean “un mal necesario”, y exhortó a las empresas estatales, actualmente bajo un proceso de cambios, a que hagan más por atraerlas.
“La inversión extranjera no es un mal necesario, sino un elemento importante para el desarrollo económico del país”, subrayó el ministro cubano de Comercio Exterior y de Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, en declaraciones a empresarios locales en La Habana, citadas hoy por la prensa local.


Malmierca agregó además que la empresa estatal debe ser más activa en la atracción del capital foráneo. 
También se refirió a un proceso de cambios en ese tipo de entidad, que ya ha sido proclamada por el gobierno cubano como el centro de la economía socialista del país, en tanto que al nuevo sector privado de casi medio millón de integrantes le ha otorgado el rango de complementario.


El ministro estimó que “para avanzar en el camino del desarrollo, las empresas están llamadas a “incrementar su eficiencia, a usar más y mejor los resortes económicos que contribuyan a su gestión, dejando poco a poco el modelo de dirección administrativa al que nos hemos acostumbrado por años”. Ese modelo otorga poca o ninguna independencia a las empresas para manejar sus ingresos y recursos, en aras de un mayor control del Estado.


Una apertura parcial decretada en este país en 2014 para los capitales extranjeros, es destinada a apuntalar el avance de la economía nacional sin desbordar las fronteras del sistema socialista. Ello generó una oferta oficial, actual, de 306 proyectos a inversores extranjeros, con un valor global de por 8.173 millones de dólares, en sectores priorizados como el turismo, el energético, la agroindustria, y otros.


La oferta es especialmente válida para la recién fundada Zona Especial del Desarrollo del Mariel (ZEDM), a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana, donde las autoridades cubanas brindan facilidades impositivas y financieras al capital, entre estas la posibilidad de abarcar al 100 por ciento un proyecto, sin vincularse a una empresa estatal.


No obstante, esas empresas estatales, que enfrentan por años poca eficiencia y en algunos casos quiebras evitadas por fondos adicionales del estado, son la piedra angular del país en cuanto a la recepción de dineros del exterior. Un análisis hecho sobre 360 de esas entidades que se prolongó desde el 2 de noviembre al 11 de diciembre de 2015 con el fin de chequear los resultados de ese proceso de “actualización” o transformaciones , determinó una evaluación de “aceptable” para un 42 % de esas empresas, y a un 58 % una de deficiente y mal, según divulgó la prensa oficial.


Al referirse a la economía cubana en general, Malmierca calificó como de “suma importancia” la estrategia del gobierno de “diversificar el comercio exterior”. El ministro advirtió sobre la novedad de una “economía abierta con una alta dependencia del sector externo” que, dijo, “nos impone utilizar mejores métodos y herramientas modernas, en función de aumentar y diversificar nuestros mercados de exportación e importación”.