Iniciativa a favor de la música árabe irrumpe en la noche cubana

Iniciativa a favor de la música árabe irrumpe en la noche cubanaLA HABANA, 17 mar (PL) La noche habanera devino mestizaje de sonoridades en una velada a favor de la música árabe organizada hayer aquí por la misión qatarí y para la cual asistieron gustosos los reconocidos intérpretesRasha y Wafir S. Gibril.

Desde esa sede diplomática ambos instrumentistas recrearon un repertorio diverso que incluyó piezas de inspiración sudanesa, qatarí, libanesa, egipcia, entre otras.

Reconocido en España como el ‘hombre instrumento’, Wafir S. Gibril discurrió con maestría sobre varios instrumentos, especialmente el laud y el ketim, a través de los cuales pudo expresar ritmos árabes y también africanos y de la música andalusí.

La apertura a cargo de Gibril, sin embargo, permitió al músico de origen sudanés demostrar su dominio sobre la flauta de caña, un instrumento rústico y muy antiguo, sobre cuya nomenclatura se permitió bromear.

En tanto, Rasha destacó la hibridación entre ritmos del golfo arábico, de Sudán y de Cuba en temas como Shitela, para los cuales contó además con la colaboración del percusionista Carlos Javier Navarro y la joven violinista Emy Abreu.

A propósito, varias de la piezas incluidas en el programa destacaban por su origen popular, folclórico y campesino.

Por otra parte, la antillana Daymé Arocena fue la invitada especial de la velada, para la cual escogió un tema de raíces africanas.

No obstante, el público exigió de ella y, displicente, les corespondió con un arreglo jazzístico de Bésame Mucho, título que no se corresponde con un autor cubano, aclaró; y que terminó con los coros de los invitados.

La presentación en La Habana incluyó interpretaciones de instrumentos típicos como el rik, el sumbati y el darbuka, todos de origen árabe.