Incremento en la venta liberada de gas en La Habana

DownloadLa venta liberada de gas licuado a la población se mantiene estable hasta hoy y está garantizada para los venideros meses, informaron directivos de la Empresa de Gas Licuado, de esta capital.

LA HABANA, 16 Septiembre    Yoan Osorio Olazabal, jefe del Grupo de Mercado de la entidad, dijo a la AIN que en los 294 locales habilitados en La Habana están creadas las condiciones que permitan responder a las demandas de los clientes.
Desde su liberación para ser comercializado en la red, en diciembre de 2013, fueron reaprovisionadas dichas locaciones sistemáticamente con cilindros, mangueras y reguladores, todos previamente revisados en aras de que se ajusten a las normas de calidad y seguridad en su manejo.
Explicó que la disminución del precio del alquiler del cilindro (de 500 a 400 pesos) y del valor de la balita (130 a 110), aprobada en agosto último, provocó inicialmente un ligero aumento de las ventas registradas hasta ese entonces. Actualmente las ventas liberadas de la entidad representan el uno por ciento de las ventas a la población de la empresa, que atiende los territorios de Mayabeque, Artemisa y La Habana.
Tenemos buenas condiciones de logística y esperamos un aumento en octubre y noviembre, precisó Osorio Olazabal. La medida da cumplimiento al Lineamiento 250, de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobada en el VI Congreso del Partido, que plantea el estudio de la “venta liberada de combustible doméstico y de otras tecnologías avanzadas de cocción, como opción adicional y a precios no subsidiados”.
El municipio especial de Isla de la Juventud y las provincias de Santiago de Cuba y La Habana son los primeros territorios en beneficiarse con la implementación de esta política energética, que posibilita a la familia cubana disponer de una mayor cantidad de combustible para la cocción de los alimentos o enfrentar situaciones de emergencia, como los ciclones. Su comercialización liberada sirve de apoyo a las entregas normales que realiza el Estado desde años atrás.
Según directivos de Cupet, paulatinamente se incorporarán otros territorios a esta modalidad, cuando estén creadas las condiciones para brindar un servicio sostenible y con calidad. En estos momentos la importación y llegada a puerto cubano de una tonelada de gas licuado le cuesta a la economía nacional 600 dólares, precio considerado alto por los especialistas, de ahí la política de seguir promoviendo su ahorro y consumo racional. (Información de AIN)