Hotelera canadiense comienza operaciones en La Habana

havana-live-montehabana1LA HABANA, 15 Enero  (AIN)  Con la gestión del Memories Miramar Havana y el aparthotel Monte Habana, la firma canadiense Blue Diamond pretende ahora posicionar su oferta entre los turistas que viajan a Cuba por motivos de negocios y eventos.

Luego de cuatro años de alentadores resultados en la modalidad de Sol y Playa con productos dirigidos a los segmentos de familia, bodas y lunas de miel, la división hotelera comenzó este primero de enero sus operaciones en La Habana, donde se celebran las más importantes reuniones del país.
De acuerdo con representantes de la división Cuba de Blue Diamond, las recientes incorporaciones en la capital permitirán enriquecer y complementar la cartera turística, que incluye hoy 10 hoteles y cerca de seis mil habitaciones en los polos de Varadero, Holguín y los cayos Santa María y Coco.

Rafael Villanueva, director comercial de la división, puntualizó a la AIN que en los dos hoteles iniciaron un proceso de mejoras para adaptarlos a los estándares que exige la marca, en aras de convertirlos en referentes nacionales por la calidad del alojamiento. Precisó que honran los actuales contratos y acuerdos suscritos con las compañías que administraban hasta la fecha esas instalaciones; tal es el caso de la española Occidental.

En días recientes Blue Diamond comunicó también la introducción en la Isla de una nueva marca, la Starfish, diseñada para viajes de ocio y con ofertas más económicas en relación con sus otras dos líneas, la Memories y la Royalton. Dos hoteles portan ahora esa nueva marca el Starfish Cuatro Palmas, en Varadero, y el Satarfish Cayo Santa María, al norte de Villa Clara, con los cuales la firma canadiense incrementa sus operaciones en esos polos de gran afluencia turística.

Blue Diamond asumió también, en días recientes, la administración y comercialización del Memories Holguín –antes Riu Playa Turquesa-, un cuatro estrellas de 531 cuartos, situado en Playa Yaraguanal, de Guardalavaca. Con esas cinco incorporaciones, la división hotelera extiende su operación en Cuba a doce hoteles y casi 7 000 cuartos, posicionándose así como la segunda cadena extranjera de mayor presencia y prestigio en este destino, después de la española Meliá.