El Gobierno quiere frenar los vertidos industriales en la bahía de La Habana

El Gobierno quiere frenar los vertidos industriales en la bahía de La Habana LA HABANA, 1 Sept. (Cibercuba) Aún se producen vertidos contaminantes. El Gobierno cubano ha anunciado que en 2018 entrará en funcionamiento una súper planta de tratamiento de residuos en una de las pocas industrias alimentarias (la empresa Prodal), que permanece abierta en la bahía de La Habana y que hasta ahora viene tirando sus desechos líquidos al mar.

La responsable de la compañía, Yaneysi Romero, ha admitido que sólo hacen recogida de sólidos. El resto, a la bahía.

Según publica Diario de Cuba, la planta de tratamiento de residuos se instalará porque Prodal tiene previsto empezar a producir salchichas en la capital, en lugar de seguir importando las de Canadá y Brasil. También porque así se lo ha exigido el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente como requisito previo antes de darle vía libre al nuevo plan de producción.

Una vez entre en funcionamiento la planta, desde Prodal aseguran que el agua que se vierta a la bahía de La Habana tendrá unos parámetros de calidad por encima de lo exigido en la legislación cubana. Según ha explicado Romero, se podrá separar de ésta hasta el 90% del aceite que contiene.

La instalación de esta depuradora ha costado 2,6 millones de CUC. La mitad del dinero (1,3 millones) se destinará a equipamiento.

La planta tendrá capacidad de depurar 500 metros cúbicos diarios. Una barbaridad, teniendo en cuenta que, por ejemplo, en la capital de la provincia de Murcia, España, funcionan 12 depuradoras y entre todas sólo alcanzan a depurar 110 metros cúbicos diarios.

La pasada primavera Granma anunció que el Gobierno de Cuba estaba utilizando barreras para contener los residuos sólidos en la bahía de La Habana, con la intención de mejorar su aspecto ante la mirada de los turistas que llegan en cruceros al puerto de la capital de la Isla.

La puesta en marcha de esta potente nueva planta depuradora reducirá en un 70% los vertidos contaminantes en la bahía habanera.