“Fusterlandia” en La Habana

havana-live-jaimanitas-fusterLA HABANA, 3 agosto Desde su estudio en Jaimanitas, en el extremo occidental de la capital cubana, el ceramista, dibujante, pintor y grabador José Antonio Rodríguez Fuster ha creado “Fusterlandia“, un proyecto creativo que involucra a más de 80 casas.

Hace ya 30 años que Fuster instaló su casa y taller en la calle 226 de la localidad costera de Jaimanitas, y que comenzó a rehacer el vecindario a su propia imagen. Desde entonces, grandes y coloridos mosaicos y caprichosas esculturas cubren casas y jardines, y han transformado este barrio humilde en una explosión de arte y creatividad.

“Procedo de una familia muy normal. Mi gente era sencilla y se ganaban la vida con pequeñas barcas de pesca o trabajando en cooperativas de pescadores. Cuando llegué aquí, mi casa era pequeña y de madera. Así que decidí hacer algo al respecto: empecé a construir mi sueño. Había visitado Europa y regresado a Cuba lleno de inspiración.

Había visto la obra de Gaudí en Barcelona y la de Brancusi en Rumanía. Me parecía imposible hacer algo así en Cuba. Pero con el tiempo, todos los sueños se cumplen”, recuerda Fuster.

“Fui trabajando día a día para hacer algo cada vez más espectacular. Quería que mi estudio fuera un lugar donde pudiera vivir con el arte. Ésta siempre fue mi ilusión, mi idea. Y creo que, poco a poco, se hizo realidad”.

Las obras del maestro rumano Constantin Brancusi la Puerta del Beso, la Columna del Infinito y la Mesa del Silencio, han servido de inspiración a Fuster para tres de sus reinterpretaciones caribeñas: la Puerta de Fuster, la Torre del Gallo y la Mesa de los Cubanos.

El propio artista definió en un documental a Pablo Picasso como su padre espiritual, y esta “conexión” con el genio malagueño le ha valido el sobrenombre de el “Picasso cubano”.

Fuster también ha reconocido que su lenguaje visual bebe abundantemente del Modernismo del arquitecto catalán Antoni Gaudi, y que su Parque Güell siempre ha sido el inspirador conceptual de su proyecto en Jaimanitas.

Pero, sobre todo, “Fusterlandia” es una iniciativa que ha revitalizado toda una comunidad y que se ha convertido en una de las atracciones más singulares que ofrecen hoy las artes visuales en La Habana.

“Este proyecto no es sólo sobre mi casa. Es sobre las casas de mis vecinos. Mis vecinos son gente maravillosa. Hay gente que me ha criticado diciendo que todo esto es una oda a mí mismo. Pero yo no puedo hacer nada frente a eso. Así es la vida”.

Tomado de Paseos por la Habana
Direccción: Calle 226, esquina a Av. 3ª (justo al lado de la Quinta Avenida y del Club Habana)
Teléfono: +53 (7) 271-2932 y +53 (7) 5264-6051
Horario: Abierto todos días de 9 a 17 h.