“Fusterlandia”: la comunidad de ensueño en Jaimanitas

fusterlandiaLA HABANA, 23 oct. José Rodríguez Fuster es un pintor y escultor cubano que ha colocado al habanero poblado de Jaimanitas en el mapa del arte cubano.

No son pocos los extranjeros que se acercan hasta la citada localidad ―que se encuentra alejada del centro la capital― solo por apreciar de cerca la obra de un artista que muchos comparan con Antoni Gaudí o incluso con el mismísimo Pablo Picasso.

Conocido por algunos como “Fusterlandia”, el universo Fuster abarca no sólo la casa del artista, convertida en una especie de museo, sino además los muros de las casas de buena parte de su barrio.

“Cuando llegué aquí, mi casa era pequeña y de madera”, recuerda Fuster, “así que decidí hacer algo al respecto: empecé a construir mi sueño”.

Fuster había visitado Europa y había regresado a Cuba lleno de inspiración. Había visto la obra de Gaudí, en Barcelona, y la de Brancusi, en Rumanía.

El artista se dedicó a trabajar sobre los tejados, muros, entradas y bancos que se extienden alrededor de su estudio-residencia. Todo comenzó en 1994, en pleno Período Especial.

Todo aparece decorado con sus esculturas y mosaicos de colores vivos: sirenas, peces, palmeras, gallos y motivos de la Santería. Ello junto a citas de , Onelio Jorge Cardoso y Ernest Hemingway. Más de 80 vecinos han dejado que Fuster utilice sus casas como lienzos.

El escultor, que nació en Caibarién en 1946, ya se puede considerar que es habanero por adopción, y no sólo eso, sino que además se ha encargado de adoptar a todo su barrio, en el cual revierte parte de las ganancias obtenidas por las ventas de sus cuadros y esculturas.

Cuando se hable de las pocas cosas buenas que dejó a los cubanos el Período Especial, ya tenemos una para mencionar.

Cuando se hable de personas que han hecho realidad su sueño, nos podrá venir a la mente José Rodríguez Fuster.
Tomado de cibercuba