“Fábrica de Arte” cubana

fabrica_de_arte0LA HABANA, 16 Junio  (ANSA por Francisco Forteza) Una Fábrica de Arte Cubano fundada en La Habana por el popular músico X Alfonso usa un antigua edificio industrial que sirvió para producir aceite comestible con el fin de llevar “la libertad artística a la gente común”.

“Vengo los fines de semana y no se en qué salón quedarme. Creo que prefiero el de las artes plásticas”, afirmó Irina, de 17 años de edad, quien subrayó que “antes de que se abriera esto pasaba mis horas del preuniversitario a la casa, y muy aburrida”.
“Ahora me siento más libre” dijo a ANSA la joven, que como muchos otros paga 50 pesos cubanos, unos dos dólares, para entrar a la que aún los habaneros conocen como la “fábrica El Cocinero”. “La Cuba que se está haciendo ahora se supone que cambie para mejorar en todos los sentidos y esto creo que es una forma de ayudar a la cultura cubana, sobre todo a los jóvenes”, explicó a la prensa X Alfonso nacido en La Habana en 1972, compositor, arreglista, y tecladista, que además diseño el proyecto y logro llevarlo a cabo. havana-live-x-alfonso  La noche del sábado pasado, algo fría, la Fábrica de Arte que fue acogida por el Ministerio de Cultura, ofreció el Festival Love and Peace con conjuntos de rock de Noruega y Suecia y los grupos musicales de X Alfonso y de David Blanco, otro interprete de gran relieve en Cuba. Un “plato fuerte” musical. Durante la inauguración de la Fábrica el pasado 13 de febrero X Alfonso estuvo acompañado por el trovador Silvio Rodríguez. Ambos rindieron un homenaje al amigo y también intérprete y compositor Santiago Feliú, que debió “tocar” en la apertura, pero la muerte, intempestiva y temprana lo impidió.havana-live-fac En el poco tiempo que lleva abierto el proyecto el entorno del edificio industrial cambió. Ahora nada recuerda a la producción de aceite. Más bien a lo que según la imaginación de alguien pudiera verse el Submarino amarillo descrito por The Beatles. Las salas permiten la confluencia de varios géneros artísticos. En pisos alternos hay pantallas, pasillos con cuadros de gran porte con pinturas que muestran desnudos de personas maduras, un pequeño teatro de formato musical, salones para presentaciones literarias, performances, conferencias y obras de teatro. También un espacio al aire libre para fumar.
Los “aficionados” al arte desempolvan poemas o pinturas guardadas, quizá por timidez, en sus casas y las presentan en los grupos para “analizarlas”. Una secuencia de fotografías en uno de los pasillos internos del edificio muestra a una mujer madura desnuda. “¿Es irreverente la Fábrica de Arte de X Alfonso?”, ANSA preguntó a Carlos, de 19 años de edad, que dijo haberla visitado “varias veces” desde que se inició el proyecto en febrero. “Primero me pareció que no pasaba de otra cosa llamativa de la que la gente se olvida rápido.
Pero ha logrado atraerme más que nada porque personas como yo se sientan a debatir cualquier tema en completa libertad. Hay quien dice cosas descabelladas, pero es parte de la vida”, estimó. “Aquí hay música, arte, mucho arte que la gente esconde en sus casas”, explicó.
“Coño, hay gente que está haciendo cosas…”, y eso es lo que yo quiero, porque esa es de la única forma en que abres la mente de las personas para que creen cosas”, dijo el propio Alfonso de su proyecto. Ahora espera que crezca