ETECSA firmó una cláusula de respeto a la libertad de expresión

 ETECSA firmó una cláusula de respeto a la libertad de expresiónLA HABANA, 2 Sept. (DDC)  Una de las cláusulas del acuerdo suscrito en diciembre pasado entre Google y ETECSA obliga al monopolio estatal de las telecomunicaciones a “no censurar, vigilar ni interferir con el contenido almacenado como caché” en sus servidores, dijo una fuente familiarizada con las operaciones de la compañía en la Isla, citada por El Nuevo Herald.

Se trata del material correspondiente a Google Global Caché, que permite guardar determinados contenidos como Gmail y YouTube en servidores locales, en este caso de ETECSA, un servicio que funciona desde finales de abril en la Isla.

De acuerdo con el diario miamense, es muy posible que este contenido esté encriptado, lo que le haría aún más difícil al Gobierno cubano intentar hackearlo.

La idea de almacenar contenido de Google en territorio cubano era facilitar la velocidad y la calidad de la conexión a los populares servicios de la compañía.

El proyecto, que no fue sencillo de concretar, tuvo más suerte que otros más ambiciosos como el de extender masivamente el acceso a internet, que el Gobierno rechazó en 2015. La compañía tuvo que limitar su plan a un cibercafé en el estudio del artista plástico oficialista Alexis Leyva Kcho.

Brett Perlmutter, el ejecutivo de Google al frente de las negociaciones con Cuba, viajó en varias oportunidades a La Habana en 2016 para negociar con el reticente Gobierno cubano la aceptación de la cláusula sobre libertad de información, agregó la fuente, según El Nuevo Herald.

Sin embargo, aunque herramientas como Google Chrome, Google Play, Google Analytics y Google Toolbar, ya están disponibles en la Isla, la compañía bloquea otros servicios como Gmail para empresas y Project Shield. Este último es una herramienta que permite proteger de ataques cibernéticos a sitios noticiosos y sobre derechos humanos.

El diario de Miami recordó que el tema generó controversia recientemente, cuando la activista Rosa María Payá descubrió a fines de julio que el sitio de CubaDecide, una iniciativa que busca la realización de un plebiscito en la Isla, estaba bloqueado en Cuba y, aparentemente, no por el Gobierno de la Isla sino por emplear Project Shield.

“Yo sé que el Gobierno bloquea muchos sitios, pero en esa ocasión salió una página de error de Google”, comentó Payá en aquella ocasión.

Una columnista del Wall Street Journal acusó entonces a la compañía de colaborar con el Gobierno cubano y mostrarse “totalmente desinteresada en la lucha cubana por la libertad de expresión”.

La compañía envió un comunicado a El Nuevo Herald en el que señaló que, “de acuerdo con la ley de los EEUU, algunos servicios no están disponibles en ciertos países, incluyendo Cuba”.