Entrenar a un perro para pelear, ¿otro tipo de abuso animal?

ygzxk-animal-abuse-FBILA HABANA,8 junio  Desde pequeños e incluso antes de nacer estos perros están destinados por sus dueños a pelear. Sus vidas se resumen en fuertes entrenamientos y combates a muerte en las vallas clandestinas. El objetivo de sus amos es ganar dinero en las apuestas, para otros se trata solo de diversión.

Las peleas de pit bulls son la cara más visible de abuso animal en Cuba, no sólo por la violencia de la que hacen muestra los animales durante el combate sino también porque resultan mal heridos y pierden frecuentemente la vida debido a que muchos de estos enfrentamientos solo terminan cuando uno de los dos oponentes muere.

Adrian Gómez, veterinario y entrenador de perros para peleas, comenta alguno de sus métodos. “Me especializo en el cuidado y entrenamiento de perros de pelea. Soy graduado de veterinaria en la Universidad Agraria de La Habana, encontré en los perros de pelea una forma de vivir. Entrenar, cuidar y preparar un perro para pelear es una inversión que se recupera en las apuestas. A los perros les suministro dosis muy bien calculadas de esteroides y hormonas, como testosterona. De esa forma aumento la agresividad del animal en el combate, así como todas sus capacidades físicas; fuerza, velocidad y resistencia. La efedrina también ayuda a optimizar las cualidades del perro.”

Una sesión normal de entrenamiento puede comenzar obligando al perro a que se cuelgue de un neumático de automóvil con sus mandíbulas, por el mayor tiempo posible. “De esta forma aumenta considerablemente la fuerza de la mordida”.

“Ejercicios especiales con peso, hacer correr al perro en la arena de la playa por más de 45 minutos, sesiones de natación y carrera por más de 8 kilómetros halándome montado en una bicicleta, forman parte de los ejercicios especiales para el entrenamiento de la fuerza y la resistencia. Subir y bajar gradas en un estadio también es necesario para que el perro coja ‘bomba’ (resistencia). Una de las etapas finales consiste en echar a pelear al perro con otro, pero con un bozal en la boca puesto para que aprenda a resistir las mordidas de su contrincante y aprenda a esquivar, a meter el cuerpo”, añade Raúl Santos, colega de Adrián.

Todos estos métodos son usados por varios meses. La dieta especial a base de carnes rojas como la res o el carnero en la etapa inicial, y el pescado y el pollo en la etapa final del entrenamiento, forman parte de la “inversión” de la que habla Adrián.

Cuando los dueños de los perros consideran que estos ya no valen para las peleas, acaban siendo abandonados, estrangulados, o incluso degollados.

“Los mejores entrenadores de perros en Cuba han llegado a la conclusión de que cuanto más sufre el perro en su entrenamiento, más resistente llega a ser, y por tanto mejor luchador. Se trata de entrenar mejor al animal para su propio beneficio, de esta forma permanecerá más tiempo con vida”, afirma otro de los preparadores, que no quiso revelar su identidad.

Autoridades que ladran, pero no muerden

Noel Hernández, capitán activo de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) en San José de las Lajas, habla sobre el tema:

“La PNR trabaja continuamente para tratar de erradicar el problema de las peleas de perros. Es muy difícil porque las vallas clandestinas cambian constantemente de lugar e incluso tienen personas vigilando a varios kilómetros con teléfonos móviles que avisan si un operativo policial se acerca. Entonces es muy complicado combatirlos, hemos detenido a varias personas que sabemos que se dedican a eso pero solo se les pone una multa y quedan en libertad. Pienso que si una medida más fuerte se aplicara este grave problema se erradicaría de una vez por todas”.

La Protección de Animales de la Ciudad (PAC) es una organización que no tiene reconocimiento legal, conformada por un grupo de activistas. Han logrado recolectar 8 mil firmas de las 10 mil requeridas para presentar ante la comisión de asuntos constitucionales y jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular una propuesta de ley que proteja a los animales contra el maltrato.

Según Sucel Jurado, principal organizadora de PAC, los habituales actos de crueldad y abusos que se aprecian en las calles cubanas, así como las peleas clandestinas, son argumentos suficientes para demostrar la urgencia de legislar en esta materia.

La Asociación de animales y plantas en Cuba (Aniplant) ha expuesto también esta grave situación en diferentes ocasiones. En los años 80, Aniplant presentó un proyecto de ley sobre bienestar y protección animal que aún en el 2016 no ha recibido respuesta por parte del gobierno cubano.
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/entrenar-a-un-perro-para-pelear-otro-tipo-de-abuso-animal/