El día en que la esperanza volvió a La Habana

 habvana-live-cubanosLa gente recibió con sorpresa y entusiasmo el anuncio televisivo del presidente Raúl Castro; hubo manifestaciones y bocinazos en la capital cubana; la disidencia se alegró principalmente por la liberación de los prisioneros

LA HABANA, 18 Diciembre   Muchos cubanos salieron ayer a las calles a celebrar anonadados y con alegría lo que definieron como “una gran noticia, un día histórico”.
En una manifestación de estudiantes en una concurrida esquina de La Habana, un centenar de personas cortaron el tráfico mientras los automovilistas hacían sonar sus bocinas y los vecinos se asomaban desde sus balcones, uniéndose a los aplausos.

“Todo el mundo está contento”, dijo la empleada bancaria Amelia Gutiérrez, a quien se le hizo un nudo en la garganta cuando vio al presidente Raúl Castro anunciar en televisión que Cuba y Estados Unidos normalizarían sus relaciones tras más de medio siglo. “Éste es un día histórico. Cuba y Estados Unidos son países vecinos, no hay por qué llevarse mal”, resumió Gutiérrez, de 28 años y siete meses de embarazo.
La mujer mostró su alegría porque el hijo que espera “no tendrá que vivir bajo el ambiente de tensión que ha caracterizado las relaciones entre Cuba y Estados Unidos durante los últimos 50 años”.
Incluso los líderes de la disidencia cubana celebraron los anuncios, especialmente el canje de detenidos con Estados Unidos. Elizardo Sánchez, que encabeza una comisión de derechos humanos opositora no reconocida por el gobierno, dijo: “Mis colegas y yo nos alegramos de todas las liberaciones, especialmente yo, que tuve la experiencia de estar preso”.

“Esperaré por las declaraciones del presidente cubano. Aún no sé el alcance de esto”, estimó. La bloguera opositora Yoani Sánchez expuso en la red social Twitter que “el castrismo ha ganado, aunque el resultado positivo es que Alan Gross [el norteamericano que estaba detenido en la isla] ha salido con vida”.
Durante la mañana de ayer, los medios nacionales interrumpieron en varias ocasiones sus transmisiones para anunciar que Raúl Castro realizaría una alocución en cadena en horas del mediodía sobre “importantes temas de las relaciones con Estados Unidos”, pero sin precisar más detalles.

En el lapso entre ese anuncio y las palabras de Castro, la prensa cubana no adelantó más información, mientras que fuera de la isla se avanzaban detalles del hasta ayer desconocido proceso de acercamiento que llevaron ambos países en los últimos meses. “Estábamos en una clase y pararon para ver la alocución.
Ya antes amigos del «otro lado» [exterior del país] me habían llamado para decirme que se habían restablecido relaciones, lo dije a mis compañeros pero no me creyeron”, relató Pablo, un estudiante de 22 años del Instituto Superior de Arte. Fue así que la mayoría de los cubanos asistieron expectantes a las palabras del presidente, que vistiendo su uniforme militar y sentado a un escritorio leyó el comunicado sobre el nuevo escenario bilateral y la decisión de Cuba de liberar presos “de interés” para Washington.

Además, reveló el regreso a la isla de tres agentes cubanos del grupo de “Los Cinco”, considerados héroes en el país, que permanecían presos desde 1998 en Estados Unidos, donde fueron sentenciados a largas condenas.
Al cocinero Ernesto Pérez, de 52 años, que trabaja en una de las cafeterías de La Habana Vieja, se le “erizó todo el cuerpo” cuando leyó el anuncio en su teléfono móvil, pues está suscripto al servicio de noticias del portal Cubadebate. “Es una noticia muy importante, que nos cambiará la vida a todos.

Pienso que todo va a cambiar, muchas cosas pueden cambiar y para bien”, dijo Pérez, subrayando que “esto debía haber sucedido hace mucho tiempo”. Al igual que el cocinero, el estudiante de preuniversitario Marlon Torres, de 16 años, espera que la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos beneficie “sobre todo” a la isla “económicamente”.
“Esto podría abrir muchas puertas, sobre todo en materia de comercio entre los dos países, que son vecinos muy cercanos”, dijo Torres, que es parte de los 7,7 millones de cubanos -de una población de 11,1 millones- que han vivido toda su vida bajo el embargo que Washington impuso a la isla en 1962.

Algunos, como el empresario cubano-estadounidense de 50 años Hugo Cancio, director de la revista OnCuba, no dejaron de sorprenderse, aunque conocían que “el presidente Obama” llevaba “tiempo trabajando el tema Cuba” y “que iba a anunciar una serie de medidas antes de que finalizara el año”.
“Hoy es un gran día, un día histórico, el comienzo de un nuevo sueño, una nueva oportunidad para todos los cubanos”, dijo Cancio en un correo electrónico.
http://www.lanacion.com.ar/1753316-el-dia-en-que-la-esperanza-volvio-a-la-habana