El Barrio de El Vedado al centro del Charrete de Diseño Urbano de La Habana, 2014.

Se aplica una mirada fresca sobre uno de los principales distritos de la ciudad
Pilling4Biljana Savic y Dominc Church presentan las recomendaciones del equipo de estrategia en el Charrette. Foto: John H. Pilling

LA HABANA, 15 Mayo En marzo pasado, La Habana acogió una vez más a un grupo internacional de urbanistas y diseñadores, que se unieron a sus colegas cubanos para crear. El arquitecto John H. Pilling presenta su reporte sobre el Charrete.
Los Capítulos Cubanos y Noruegos de la Red Internacional para la Arquitectura y el Urbanismo Tradicional (I.N.T.B.A.U), y el Consejo de Urbanismo Europeo (CEU) convocaron a la Séptima Charrete de Diseño Urbano de la Habana en marzo, 2014. Urbanistas de Italia, Noruega, el Reino Unido, y Estados Unidos se reunieron con los anfitriones cubanos para discutir el tema de la charrete de este año, el barrio de El Vedado. Cada una de estos charretes analiza la ciudad según el “Plan de renovación urbana para la ciudad en el siglo XXI“, escrito por Julio César Pérez Hernández y un equipo de arquitectos cubanos.
Los charretes anteriores estudiaron el puerto de La Habana, Habana del Este y Centro Habana. El tema de este año fue la zona costera de El Vedado, en el segmento más occidental del Malecón y el río Almendares.
PillingAerialVista aérea del Malecón habanero, con El Vedado resaltado a la izquierda. El Río Almendares es bien visible. Cortesía de John H. Pilling

Antecedentes

En su introducción el sitio web del I> N> T> B> A> U, Julio César Pérez Hernández describió aspectos de El Vedado. Escribió: “Desde la primera mitad del siglo XIX, a lo largo de la Calzada de Cerro, la burguesía acomodada construyó una serie de villas neoclásicas independientes, llamadas quintas, con jardines y porches que sirvieron de modelo para el nuevo barrio de El Vedado.
Pilling1 (1)Miembros del Charrete encaminan sus pasos al Torreón de la Chorrera, en el Malecón. Foto: John H. Pilling

La fortaleza colonial de Santa Dorotea de la Luna de La Chorrea [en la desembocadura del río Almendares], construida por el ingeniero italiano Bautista Antonelli alrededor de 1645, y el Castillo del Príncipe (1767-1779) construido por los ingenieros Silvestre Abarc, August Crame y Luis Huet [al sur y al este del barrio] eran los únicos edificios (lo que era una zona boscosa] antes que el español Luis Yboleón Bosque creara “El Carmelo” en 1859, y una nueva urbanización se ampliara en 1860 aprovechando una pieza adyacente del terreno propiedad del Conde de Pozos Dulces, también diseñado por Yboleón y posteriormente ampliado con “Medina”, otra subdivisión. Todo el distrito tomó el nombre de El Vedado.
El plan hacía énfasis en ordenar de forma regular las avenidas arboladas a lo largo de la cual estaban las parcelas de las familias adineradas. La estructura de fachadas estaba dispuesta para jardines privados y un porche, que permitía la separación primaria entre lo público y lo privado. Esto aseguró la privacidad y creó un paisaje urbano muy distinto que sería firmado por la jerarquía de la red de calles donde se destacarían dos importantes – Paseo o Avenida de los Alcaldes, y la Avenida de los Presidentes o calle G – por su sección y diseño urbano. El espacio público fue proporcionado por bloques enteros dentro de la red dedicada a parques y jardines.
Pilling6La casa de la escritora Dulce María Loynaz (casa de familia de los Loynaz del Castillo) en la calle Línea, una de las más antiguas de El Vedado. Loynaz (1902-1997) recibió en 1992 el Premio Cervantes de Literatura. Foto: John H. Pilling

El Vedado alcanzó su máximo esplendor a lo largo de las tres primeras décadas del siglo XX, cuando el precio internacional de la caña de azúcar alcanzó su punto máximo y se construyeron hermosas mansiones eclécticas. La imagen del barrio y el medio ambiente se beneficiaron con la construcción del Malecón, iniciada por los ingenieros estadounidenses Mead and Whitney en 1901. Ellos reformaron el malecón de La Habana para convirtirlo en un boulevard costero emblemático, que muestra la capacidad de La Habana para reafirmar su Genius Loci. Además de las fortalezas coloniales, hay muchos otros puntos de interés dentro de El Vedado, como la Necrópolis Cristóbal Colón (1871-1886) y la Universidad de La Habana (1904-1940). El centro administrativo de La Habana se encuentra en el extremo sur del distrito, considerado el centro geográfico de la capital por los arquitectos locales e internacionales de fama mundial y elegido para la construcción de la Plaza de la República. Pilling7Lobby de entrada y escalera del antiguo Vedado Tennis Club, luego Circulo Social José Antonio Echeverría Foto: John H. Pilling

El río Almendares, en el oeste de El Vedado, fue el segundo asentamiento de La Habana antes de que los españoles decidieran establecerse definitivamente, al lado del puerto. Es uno de los bienes ambientales más importantes de la ciudad. Ejemplos notables de la arquitectura moderna conviven con edificios de estilo ecléctico, el estilo Art Deco y el Streamline Modern. Sin embargo, la escala armónica del distrito se vio perturbada por la presencia de edificios altos construidos en la década de 1950.
Pilling3Miembros del Charrete observan talleres en las márgenes del Almendares. Foto: John H. Pilling

El Vedado ha sido el tema central de charrettes anteriores [realizadas por otros grupos además del I> N> T> B> A> U y CEU, como la que tuvo lugar en el 2005 que se centró en la actualización de las Ordenanzas “.

Estrategias y Recomendaciones

La gama de conocimientos de los participantes en la charrette, desde la planificación regional hasta el desarrollo de bienes raíces, hizo posible estudiar la zona de El Vedado en todas las escalas. Los participantes se dividieron en cuatro equipos: uno para crear una visión estratégica de El Vedado, dos para desarrollar diseños urbanos para el Malecón y el río Almendares y el cuarto para crear un plan de desarrollo inmobiliario específico para la “Fabrica de Ómnibus,” en la calle Línea, cuyos dos bloques fueron originalmente las tiendas y patio de almacenamiento para los tranvías de La Habana. También tuvieron lugar algunas presentaciones de los miembros del charrette. El arquitecto cubano Oscar Jaime Rodríguez mostró la historia de la reconstrucción de La Habana Vieja.
El profesor Richard Beacham destacó la historia de la Festspielhaus Hellerau en Dresde, incluyendo su trabajo de restauración en curso. El arquitecto Biljana Savic describió la importancia de la planificación estratégica, así como los proyectos del Prince’s Regeneration Trust. El abogado y secretario del CEU Audun Engh mostró los resultados del empleo de un proceso de planificación participativa, basada en el urbanismo tradicional para el malecón de Bergen. El equipo de planificación estratégica señaló que el Malecón es a la vez una columna vertebral de trabajo y el salón de la ciudad. Las intersecciones entre éste y el área alrededor de La Rampa y el Hotel Nacional; Avenida Paseo; y Avenida Presidente son ‘puntos calientes’ para la inversión privada. El área del Río Almendares presenta una oportunidad para crear una zona especial de desarrollo, similar a la de La Habana Vieja, para adaptar los edificios industriales del distrito y parcelas subutilizadas hacia un uso mixto, orientado a la comunidad. La calle Línea, que fuese la línea del tranvía, debe reforzarse como el núcleo de un nuevo sistema de transporte urbano.
Y la calle 17, donde ya coexisten nuevas microempresas, se vislumbra como una zona empresarial y de innovación. Las parcelas vacantes y bloques en El Vedado pueden ser reconstruidos utilizando un método de autoconstrucción de viviendas que ha demostrado su eficacia en otros países.
Pilling2El equipo del Malecón propuso alteraciones en el área costera de El Vedado. Foto: John H. Pilling

El equipo de diseño urbano del Malecón recomienda hacer énfasis en este lugar más como “salón de la ciudad” que como “la columna vertebral”. Mostraron oportunidades para reducir el número de carriles de circulación, introduciendo divisiones con la plantación de árboles, transformando el paseo marítimo en un parque lineal, y añadiendo parcelas desocupadas en la costa de la avenida, en la desembocadura del río Almendares. El equipo del Río Almendares tomó nota de las oportunidades que ofrece el lugar, el entorno, y la disponibilidad de tierras vacantes y subutilizadas. Sus ideas principales fueron la conectividad entre El Vedado y Miramar, añadiendo un nuevo “centro” a la metrópoli ya poli-céntrica, centrándose en la sostenibilidad del ‘río verde’ y sus oportunidades de ocio.
El equipo de Fabrica de Ómnibus tituló su propuesta “Las Palmas, una iniciativa del Barrio Vedado.” La propuesta incluía un mercado central construido a partir de la reutilización del espacio original, con 4.900 m2 tiendas y 6.300 m2 de oficinas. Basados en la opinión de sus colegas cubanos acerca de los costos de construcción, proyectaron un costo total de $ 12. 060.00 dólares usd. La propuesta para el patio de la fábrica, al oeste del edificio, fue un complejo residencial de 290 apartamentos con parking en la planta baja. Se estima que el costo de dicho proyecto sea de $ 30.626.000 usd.  La séptima Charrete del Diseño Urbano de la Habana, que ofreció estrategias y aspectos específicos, en combinación con las presentaciones informativas de sus participantes en temas relacionados con la construcción tradicional y el diseño urbano, fue un éxito rotundo. Para la próxima charrete se estudiará a Miramar, el barrio que va desde el Vedado hasta el Río Almendares. CEU e I> N> T> B> A> U de Cuba y Noruega agradecen a la Embajada de Noruega en La Habana, Cuba, y a su embajador, el Sr. John Petter Opdahl, por patrocinar el charrette y ofrecer una recepción para los participantes en su residencia. — John H. Pilling
http://www.cubanartnews.org/es/news/focus-on-el-vedado-the-2014-havana-urban-design-charrette/3716

John H. Pilling, AIA, es miembro de la facultad del Boston Architectural College. Estudia Arquitectura y Diseño Urbano en México y el Caribe, y ha viajado regularmente a Cuba desde el año 2001. Además de su labor académica, ejerce la arquitectura en el Boston metropolitano.