“Dicen que estamos robando clientes a los hoteles”, lamentan arrendatarios de apartamentos privados

 arrendatarios de apartamentos privadosLA HABANA, junio 26 (IPS).- La creciente demanda turística supone una oportunidad para los cubanos que alquilan apartamentos a turistas, muchos de los cuales prefieren las ofertas de los arrendatarios privados a los hoteles estatales.

Como muchos otros, Héctor y su pareja han aprovechado la coyuntura y abrirán en julio próximo su tercer apartamento de alquiler para turistas en La Habana

“Según mis cálculos, los precios de una habitación de un hotel se parecen a los de los particulares, pero la gente a veces prefiere el confort y la privacidad de un apartamento, sobre todo cuando las condiciones de unos y otros no difieren mucho”, opinó Héctor.

De acuerdo con Mirta Díaz, una arrendataria de Centro Habana, en ocasiones sus clientes preferían su casa porque en el hotel la habitación tenía olor a humedad.

“Cuando alguien se decide a alquilar para el turismo, monta el lugar lo mejor que puede: baño y muebles nuevos, aire acondicionado o split, minibar, secadora de pelo y, además, trata a los visitantes como a dioses. Por eso la gente nos prefiere”, indicó.

Hasta hace poco en La Habana, los alquileres particulares asumían en parte el overbooking (sobreventas) en los hoteles, pero ahora se les fue de las manos y las habitaciones hoteleras se están quedando vacías cuando más turistas están llegando al país.

Nancy, una arrendataria de la ciudad centro sureña de Cienfuegos, no solo atiende con su mejor sonrisa, sino que llama a algún conocido cuando los clientes le preguntan por un parqueo, les indica dónde pueden encontrar las mejores ofertas gastronómicas o les prepara el desayuno para la hora que se lo soliciten.

“Por eso la demanda ha crecido”, dijo. Sin embargo, lamentó que “ya las empresas estatales de turismo no están haciendo contratos con los particulares. Eso nos afecta. Dicen que les estamos robando los clientes a los hoteles”.

En lugares como Viñales, Pinar del Río y Trinidad, Sancti Spíritus, durante años el alojamiento privado ha superado al estatal y absorbió el crecimiento de los arribos de visitantes a estos dos polos de creciente demanda desde el boom de 2015.

“Todo iba bien, el número de habitaciones creciendo y la gente beneficiándose de ello, ahora ya se ve como una amenaza, cuando debería estimular al sector estatal a mejorar su oferta para que ganen ellos y nosotros también”, comentó Osniel Romero, un trabajador estatal y a la vez arrendatario de la ciudad patrimonial de Trinidad

De acuerdo con fuentes del Ministerio del Turismo en Trinidad, allí existen 1.504 hostales privados que brindan 2.593 habitaciones.

Este segmento acaparó buena parte del crecimiento que experimentó el territorio al cierre de la temporada alta, comprendida entre diciembre y abril, que fue de más de 60.000 visitantes por encima de la etapa precedente.

En Cienfuegos, como en el resto del país, el alojamiento privado complementa el alojamiento estatal para visitantes internacionales, según las autoridades locales.

“En Cienfuegos su crecimiento tiene mayor velocidad que el hospedaje estatal, lo que permite disponer de 1.309 cuartos -de solo unos 600 registrados hace un año-, y se mantiene la tendencia de continuar creciendo”, dijo a la prensa local José Enrique González, delegado del Ministerio del Turismo en la provincia.